El Camino a PARAMA PURUSHA es LA ENTREGA; y EL ENCUENTRO se da cuando te importa más el otro.
La DEVOCION DEL ENAMORADO junto a la emoción de sentirte amado, es la hoguera donde arde EL FUEGO DEL ESPIRITU.
El Yoga de JESUS contiene el último entendimiento Advaita, la última Iluminación Vipassana... TODO ESTÁ EN ÉL.
"NIEGUESE a sí mismo" ¿Todavía mandas TU en SU casa?
No busques más... Sé EL... sé eso que buscas... pero no lo puedes identificar... ni identificarte con ÉL, ni decir "Yo Soy"
Salí de la New Age porque pone afán en Ascender cuando la perfección viene al revés (Su Gran Obra) traer EL REINO DE DIOS a
la Tierra.
Este blog es foto de una evolución... tantos caminos recorridos y al final todo cedió ante la Omnipresencia y Omnipotencia del ESPIRITU SANTO
Y el Supremo Nombre de JESUS. ... ¡¡¡ Hasta los muertos siguen resucitando hoy al oir ese nombre!!!.
Maranata!

miércoles, 7 de noviembre de 2007

El Camino hacia la Sintesis - Maestro Saint Germain

"COMUNICACION COSMICA"
Monterrey N.L., MEXICO.
Fin comunicación: 2 de Mayo de 1993.

Amados hermanos:
Es un honor para mí trabajar con ustedes nuevamente, porque no es la primera vez que lo hacemos, y aunque probablemente no sea consciente para ustedes, en otras ocasiones hemos desarrollado misiones juntos y los resultados han sido bastante satisfactorios.
Ha llegado la hora del servicio.
En estos momentos los individuos conscientes de la humanidad, deben tomar la responsabilidad que les corresponde como parte de la raza humana; hay un momento en la vida del estudiante en que los cuadernos y las plumas, las sillas de escuela y las horas de instrucción, son los aspectos predominantes, pero hay otro momento en que el trabajo, la dedicación, el servicio, representan la nota más importante en su trabajo. Creemos que ha llegado ya a este momento, creemos que el servicio que ustedes han estado prestando a la humanidad, los capacita para trabajar en algunos aspectos del plan de instrucción mundial que estamos desarrollando. Déjenme explicarles cómo es que este plan de instrucción mundial se encuentra trabajando en la tierra.
La energías cósmicas.
Normalmente las fuerzas cósmicas que llegan a este planeta, determinan los impulsos más adecuados para trabajar en algunos aspectos de la raza humana; así como el hombre posee sus siete chakras, así la tierra, igualmente, posee sus siete centros magnéticos, las energías cósmicas inciden sobre los siete centros de la tierra y producen corrientes magnéticas que afectan a toda la raza humana, aunque de una manera inconsciente. Estas siete líneas de fuerza que trabajan principalmente a través de las cordilleras que existen sobre la superficie del planeta, funcionan como magnetos que entrelazan a todos los individuos por medio de sus siete chakras. Cuando la configuración estelar cambia su tonalidad, algunos de los centros magnéticos terrestres dejan de vibrar y se encienden otros, cambiando entonces la nota que la tierra envía hacia el universo.
La tierra es un cuerpo resonante en donde las fuerzas cósmicas producen una nota especial y esto se hace mediante el encendido y apagado de los centros magnéticos de su superficie. A su vez, la tierra se encuentra armónicamente conectada con todas sus creaciones; los seres humanos poseen sus siete chakras, y el resto de los animales y de las plantas, poseen órganos análogos, que aunque en diferente cantidad, también producen una nota especial; así pues, cuando las posiciones estelares cambian, la tierra envía una nota diferente al planeta, y toda su superficie, con todos sus seres vivientes, empiezan a emitir notas diferentes formando un concierto.
La energía del séptimo rayo.
El séptimo rayo del cual soy el representante, entró en actividad hace veinte o cuarenta años; la forma como entra es suave, continuada, en ninguna manera podríamos decir que en un día algún rayo estaba predominando y al día siguiente ha cambiado, una nota se apaga mientras que la otra se activa de una manera suave, produciendo que durante un momento, relativamente largo en la vida de los seres humanos, ambos rayos se encuentren activados. El sexto y el séptimo rayos se encuentran ambos trabajando en intensidades diferentes durante los últimos cincuenta años, sin embargo, a medida que el tiempo transcurre, el séptimo rayo toma la intensidad normal y el sexto empieza a desvanecerse, aún es posible escuchar las notas del sexto, aunque por el momento el séptimo se encuentra ya en vísperas de tomar la fuerza normal.
Un cambio en la vibración.
Pues bien, cuando esto ha sido dado, la humanidad entonces empieza a emanar su propia nota que es producida por la vibración de algunos chakras. A su vez, los chakras etéricos del cuerpo humano activan ciertas glándulas asociadas a ellos, por su parte, las glándulas toman una actividad particular que trabaja específicamente sobre el cerebro y sobre el sistema circulatorio humano, lo que a su vez ocasiona que áreas del cerebro que normalmente se encontraban inactivas, empiecen a ser activadas, y algunas otras que tenían un papel predominante, empiecen a apagarse.
Igualmente la sangre toma una vibración diferente y su composición química empieza a variar; estos cambios son tan pequeños, que difícilmente podrán ser detectados por la ciencia médica, además de que no se cuenta con los registros exactos de los análisis sanguíneos de los individuos que vivieron cuando el sexto rayo se encontraba en su máximo esplendor. Un cambio en la vibración sanguínea produce diferentes inclinaciones en las conductas de los seres humanos, y dado que otras áreas del cerebro están siendo activadas, la humanidad debe ser educada de una manera diferente. Estos cambios en la química sanguínea, en la actividad glandular producen la nueva raza, una raza diferente de hombres con habilidades y capacidades distintas a las anteriores, de allí la explicación de porqué la nueva niñez manifieste cualidades distintas a la niñez de hace cien años. Este cambio dejará de producirse en aproximadamente cincuenta años y entonces la humanidad empezará a estabilizarse y una nueva civilización se estará creando.
La instrucción mundial, el programa de instrucción mundial atiende estos cambios biológicos y energéticos que están teniendo lugar sobre la superficie del planeta y la raza humana. Se deben crear las condiciones más propicias para que la humanidad pueda asimilar el conocimiento que le corresponde en esta hora tan importante de su historia. Los cambios que en el panorama mundial hemos estado observando en los últimos cinco o diez años, corresponde exactamente a las lecciones que es preciso aprender en esta nueva hora, sin embargo, aun cuando en terreno de política y economía la humanidad sigue enfrentando grandes retos, es fácil observar que una gran actividad de tipo religioso está teniendo lugar en estos momentos, tal vez más importante que las propias actividades de orden económico y político. Las revoluciones religiosas que se han estado dando en los últimos tiempos, equiparan en importancia a las que normalmente llenan las planas de los periódicos en materia de política y comercio internacional.
¿A dónde va la humanidad?
Por otro lado, la ciencia con sus sorprendentes avances, enfrenta al hombre a nuevos retos tanto morales como políticos, sin embargo, los descubrimientos de la ciencia moderna están logrando crear a un nuevo científico, a un científico moralista, a un científico cuyas teorías se acercan más a la teología que a los postulados fríos y lógicos del materialismo científico. Todo esto nos lleva a preguntarnos ¿a dónde va la humanidad?, y la respuesta en forma sintética, es que la humanidad se dirige hacia la unidad total de todas sus partes, de todos sus integrantes, hacia un acercamiento del hombre con el hombre mismo, hacia un total entendimiento del mundo interno humano, hacia la unidad de países, la unidad de concepciones morales y religiosas, a alcanzar la total congruencia entre las diferentes formas de sociedades que existen.
Es hora de entonarse con las energías del cosmos.
En el camino nos encontramos, y aunque no hemos llegado, los esfuerzos están tendiendo hacia esa meta, por lo tanto, unos discípulos como ustedes, ¿qué pueden hacer en estos momentos?, ¿cuál sería su participación dentro de este plan que les acabo de esbozar de una manera muy resumida?.
Primeramente deben ustedes entonarse con estas energías que estamos trabajando; si ustedes quieren ser instrumentos de este concierto que empieza a ser escuchado en la humanidad, tienen primero que afinar sus propias cuerdas, es por esto que dentro de la preparación que quisiéramos darles, se encuentran todas las ideas de síntesis, todas las ideas que les permitan a ustedes entender el porqué de los cambios y de los avances que la humanidad está teniendo en estos momentos.
Entender que los seres humanos han iniciado una búsqueda para el reencuentro consigo mismos, entender que la psicología, la música, la ciencia y la religión, no son otra cosa que diferentes caminos para llegar al corazón del hombre, entender que nosotros como avanzada de este gran movimiento universal, tenemos la responsabilidad de estudiar al hombre como hombre, de entender el interno de los seres humanos para poder acercarnos y comprenderlos desde adentro, es precisamente mi objetivo en estos momentos. Así pues, me propongo darles una instrucción que les permita penetrar en los secretos del interno del hombre, y a la vez, proponerles algunas actividades que complementen la instrucción que les daré. Quisiera por el momento dejarles la primera actividad.
Tengan una panorámica de las actividades humanas.
Quisiera que estudiaran los periódicos, las revistas, y todo aquello que tenga que ver con el acontecer humano, y que seleccionen cuidadosamente las noticias más importantes en materia de política internacional, no nos interesan las políticas internas de los países, sino aquellas que rigen las relaciones entre varios países. Lean las noticias y empápense de lo que está ocurriendo en el mundo en los diferentes terrenos.
Deseo que como discípulos de este esfuerzo de integración mundial, tengan ustedes perfectamente claro el camino que la humanidad está siguiendo, y encuentren que los movimientos que el ser humano está teniendo en sus diferentes campos de actividad, coinciden perfectamente en el objetivo final que están persiguiendo. Ese convencimiento no lo tendrán hasta que no observen una panorámica completa de las distintas actividades del hombre, la capacidad de síntesis debe ser una de las cualidades más deseadas por todos ustedes.
1. LA VIDA INTEGRAL DEL SER HUMANO.
Cuando se trabaja en el área de instrucción mundial nada puede hacerse a un lado; el hombre es múltiple en manifestaciones, camina por muchos senderos simultáneamente, y, sin embargo, todas sus acciones son derivadas de unas cuantas reglas que conforman su código de conducta.
Esos principios fundamentales son el fruto de la civilización, corresponde a su jerarquía de valores, a los porqués de su existencia, son todas aquellas verdades que el ser humano ha logrado concebir a lo largo de su historia, lo impulsan, lo mueven, y regulan sus actividades en el plano externo de manifestación. Si miráramos retrospectivamente hacia el inicio de las religiones, observaríamos que estos principios fundamentales que regulan la vida de los individuos, son precisamente el resultado de los avances que en materia moral y religiosa, los pueblos han ido alcanzando.
Función de las Religiones.
Pero entendiendo que las religiones no son otra cosa que las depositarias de diferentes capítulos de la verdad absoluta, y que cada religión nueva que nace aporta un nuevo capítulo dentro de esta gran verdad universal, entendiendo que el acercamiento del hombre hacia Dios es gradual y continuo, podemos entonces captar la tremenda importancia que tiene el incorporar o desincorporar alguno de estos principios fundamentales, dentro de la educación de los seres humanos; simplemente por mencionar alguno: cuando el concepto de esclavitud fue abolido de las legislaciones políticas de los países, se dio un gran avance, pues era un principio fundamental el que los seres humanos debieran ser todos iguales ante los ojos de Dios.
Principios a incorporar en la vida cotidiana.
En esta época que vivimos contrastes y conflictos que llenan de destrucción a pueblos enteros, hay ciertos principios que no han podido ser materializados, porque no se han incorporado a las creencias fundamentales de todos los individuos, me refiero a la libertad y el respeto por los derechos humanos. Actualmente, en aras de defender el concepto de seguridad de un pueblo, se violan los derechos de otro; con el objeto de garantizar la tranquilidad de una pequeña comunidad de seres humanos, se atropellan y se violan flagrantemente principios de otras comunidades. La raíz de este conflicto nace en el temor del ser humano de perder aquello que tiene y en su anhelo de garantizar su seguridad, ante el temor de que en alguna forma su status de vida llegue a cambiar. Los gobiernos imponen reglas, sanciones y juzgan la conducta de otros pueblos, todo esto se hace en lugar de colaborar para alcanzar la armonía de esas comunidades vecinas.
Dentro del programa de instrucción mundial, hemos querido incluir un esfuerzo tendiente a complementar estos valores humanos e incorporarlos dentro de los principios básicos que regulan la conducta de los individuos. Debe ser fundamental para todo individuo el respeto a las libertades de sus congéneres, debe formar parte de su código de conducta; debe entender que la superioridad de un individuo para con otro, no puede estar basada exclusivamente en las posesiones materiales o intelectuales, debe fundamentarse en la calidad de un ser humano, en la evolución, en la manera como aborda los problemas, en la manera como enfrenta los retos que la vida le va presentando; una superioridad en este sentido debiera ser aceptada sin vacilación por toda la sociedad, y a tales seres que manifestaran cualidades superiores al promedio, no únicamente darles el reconocimiento que merecen, sino la responsabilidad de dirigir a agrupaciones o sociedades, dado que han demostrado una capacidad que les permite alcanzar mejores niveles de vida en sus propias vidas.
El principio de la libre determinación de los pueblos, el principio que permite a una sociedad autorregularse, puede no ser aplicable a todos los pueblos en todos los tiempos. De la misma forma como a los niños pequeños se les debe poner al resguardo de un padre o de una madre, de la misma forma, los pueblos que no han alcanzado su madurez política, debieran ser vigilados, entrenados, instruidos, por aquellos otros que han alcanzado una mejor armonía en su vida pública. Si bien, históricamente, esta regulación de un pueblo por otro ha degenerado en esclavitud, dictaduras y diferentes tipos de autoritarismos, también es cierto, que la sociedad mundial ha logrado en las últimas fechas madurar de tal forma a ese organismo llamado Naciones Unidas, que actualmente su autoridad es ampliamente reconocida por todos los países del mundo. Estos foros internacionales podrían tener la autoridad, los medios y la capacidad necesaria para dirigir y regular la vida política y pública de los países que no han logrado una madurez necesaria para sobrevivir autodirigidos. Todo esto que estoy diciendo, forma parte de la visión que nosotros como directores de la humanidad, percibimos.
Recordemos por unos instantes, que así como un conjunto de individuos forman una familia, un conjunto de familias forman un pueblo, y un conjunto de pueblos forman a un país. Un conjunto de células forman a un hombre, si logramos cambiar el código genético de las células, estaremos cambiando la suerte de un país. En la sesión anterior comentábamos que la química sanguínea de los individuos cambia, cuando la configuración estelar cambia, y ciertos chakras se activan dentro del cuerpo planetario, haciendo resonar los correspondientes, dentro del ser humano. De esta manera, incluso a nivel celular, se provocan algunos cambios, que con el paso del tiempo, se traducen en nuevas formas de vida, nuevos sistemas sociales y políticos, y la humanidad sigue evolucionando y da un paso más en ese largo camino hacia el encuentro con su Padre.
Un estudiante de la verdad debe hacer germinar en sí mismo la idea de la síntesis, debe poder ver a su alrededor, en todas las cosas, la voluntad de Dios manifestada; debe poder entender el porqué de todos los acontecimientos que ocurren en su historia contemporánea, e igualmente debe poder entender, los porqués de los hechos por los que está pasando su vida personal. Una visión mundial sintética, permite al ser humano romper las aparentes barreras que otros seres han construido entre las diferentes ramas de la ciencia, del arte, de la religión y de la filosofía; las barreras son tan imaginarias, que el ser humano se engaña pensando que puede llegar a ser un experto en alguna de las ramas del saber humano, siendo totalmente ingenuo en otras. Pretender estudiar una sola rama del saber, es como querer construir un árbol a partir de una sola rama, si a esa rama se le desconecta de la fuente del conocimiento, morirá, sin haber podido engendrar un árbol; sin embargo, si logramos captar las verdades fundamentales que subyacen detrás del conocimiento, habremos hecho contacto con la raíz, que a su vez, es la que alimenta al árbol.
Función del Deporte.
La sociedad humana ha venido impulsando el deporte dentro de las actividades importantes de los tiempos actuales, pero, ¿cuál ha sido la función real del deporte?. A nivel internacional une a los países en grandes fiestas mundiales. Desde un punto de vista administrativo, estos organismos deportivos, a nivel mundial, han logrado tener una importante influencia a niveles políticos; se han decretado acciones concretas en contra de algunos países cuyas legislaciones se encontraban anacrónicas, y en cierta forma, esas acciones han permitido ejercer la suficiente presión sobre los gobiernos que han tenido que modificar sus legislaciones. El deporte a nivel nacional, permite dar cauce a ese exceso de energía física que la juventud manifiesta; el empuje, el arrojo, que durante la adolescencia y la juventud se manifiestan en los seres humanos, logran tener un perfecto cauce a través de esta manifestación de actividad humana, permite al hombre ser creativo y no olvidar aquellas cualidades de valor, de entrega y disciplina, que son tan importantes dentro de toda la actividad humana.
Función de las Artes.
La música, la escultura, la pintura y todas las artes asociadas, permiten al hombre ensayar el vuelo hacia otros espacios más allá de la existencia física, toda pieza musical, toda obra de teatro, crea momentáneamente una realidad aparte, un mundo ajeno al que normalmente se percibe, es como penetrar dentro del sueño de una persona, y entonces, las posibilidades se extienden hasta el infinito, el ser humano enriquece su espíritu, porque entiende que las limitantes propias de su naturaleza física, encadenan únicamente a sus cuerpos, pero sus mentes, atributos espirituales, son libres de viajar por todo el universo y sacia esa sed que surge desde lo más interno del hombre, de poder libertarse y vagar por el infinito. El arte es, entonces, el vuelo del espíritu que ensaya a ser libre dentro de las limitantes de su cuerpo físico.
¿Cómo, entonces, podríamos eliminar de nuestros estudios, temas de arte, de deporte, de política o de religión?, ¡imposible!, nuestra preparación quedaría truncada y estaríamos pecando de egoístas al no entender que todo lo que nos rodea, no es sino una manifestación de las distintas fuerzas y naturalezas que se mueven dentro del ser humano. Pero, ¿qué hay más allá?, ¿que hay de la juventud que viene empujando a las sociedades actuales, con nuevas creencias, con nuevos valores, con una preparación muchísimo más alta que la que tuvieron las juventudes anteriores?.
Función de los medios de Comunicación.
Estamos siendo testigos del efecto que los medios de comunicación masivos han tenido sobre la juventud de hace diez o veinte años, la televisión logró revolucionar y cambiar drásticamente el pensamiento de la juventud de hace veinte años, acercó a los distintos países unos a otros, las barreras se fundieron y pasaron a ser únicamente mecanismos administrativos y políticos. A través de la televisión se unieron los hogares y los sistemas de vida empezaron a confundirse, las sociedades aprendieron unas de otras, y el arte, en un tiempo, limitado exclusivamente a una élite de la humanidad, pudo llegar a todos los niveles. ¿Dónde están esos niños, que aprendieron a través de la televisión que el mundo no era tan grande como sus padres habían aprendido?. Esos niños son los promotores de las revoluciones actuales, son los gestores de la nueva sociedad, son aquellos que actualmente están dando las pautas para el nuevo sendero que la humanidad ha de tomar.
Función de las Computadoras.
Y permítanme ir más allá. La juventud actual ha crecido tan embebida en las computadoras, en los sistemas expertos, en la robótica, y en todos los desarrollos cibernéticos y tecnológicos que en la rama de electrónica han estado apareciendo, que el mundo dentro de veinte años, habrá dado tal avance, que parecerá sorprendentemente distinto al actual. La capacidad cerebral de razonamiento, de inducción, la capacidad para tomar decisiones instantáneas, es una de las enseñanzas que va detrás de los juegos electrónicos que es posible observar en casi todas las ciudades del primer mundo. Los niños, los jóvenes, que pasan horas detrás de esos juegos, están gestando una nueva mente, están preparándose para la nueva sociedad. El ingenio, los reflejos mentales, la capacidad de abstracción, son tan sólo algunas de las cualidades que la electrónica está trayendo a las mentes de las juventudes; y así como en un tiempo la televisión revolucionó la vida familiar, las computadoras lo están haciendo ahora. Y vendrán luego aparatos más sofisticados, que parecerá que el futuro ha llegado más pronto de lo que se pensaba.
Y seguimos ahora con este esbozo de las diferentes actividades que los seres humanos vienen desempeñando en sus distintos campos.
Función de la Ecología. La autorregulación de la Tierra.
La ecología toma un papel determinante dentro de los esfuerzos mundiales. No es posible pensar que el ser humano vaya a desencadenar un cataclismo mundial, únicamente como fruto de su inconsciencia como sociedad; no podemos pensar que las leyes divinas permitirán, que un cataclismo de proporciones mundiales pueda romper la evolución que el ser humano está teniendo. He aquí uno de los grandes secretos que afortunadamente no ha sido descubierto: La naturaleza cuenta con mecanismos autorreguladores que pueden empezar a funcionar en caso de emergencia, cuando su superficie exceda de una cierta temperatura. Una de las grandes amenazas que se han identificado con la destrucción de las capas de ozono de la atmósfera, es el calentamiento de la superficie terrestre. Este calentamiento produciría a su vez, trastornos climatológicos de proporciones inmensas, además de una mayor incidencia en enfermedades de los seres humanos, sin embargo, antes de que ocurra un cataclismo, la tierra misma se autorregularía, y así como el ser humano empieza a sudar cuando su cuerpo experimenta un calor excesivo, de la misma forma, la tierra enfriaría a su superficie a través de lluvias y de inundaciones, las corrientes subterráneas que actualmente desembocan en el mar, saldrían a la superficie, gracias a las mismas grietas que se formarían por la resequedad, y entonces la tierra se regaría a sí misma, enfriando de esta forma su superficie. Está claro que esto no evitaría las masacres provocadas por las inundaciones, tanto por lluvia como por desbordamiento de mantos acuíferos, sin embargo, los desastres serían localizados y en ningún momento estaríamos hablando de una catástrofe mundial.
Sin embargo, la ecología está ayudando a que los seres humanos piensen en su planeta como una sola cosa, un solo hogar, en donde todos deben aprender a convivir de acuerdo a reglas universalmente aceptadas. La ecología está haciendo nacer dentro de la sociedad mundial, una conciencia de hermandad y de cooperación internacional. La urgencia de tratar estos problemas en distintos foros de comunidades internacionales, está sentando las bases de un nuevo orden político mundial, el compromiso que un país tiene de cuidar el suelo en bien del resto del planeta, es algo que está próximo a reconocerse en todo el planeta. La libre determinación de los pueblos no debe alcanzar tal nivel de libertinaje como para destruir, inconscientemente, su propio suelo, dado que éste es patrimonio de toda la humanidad; no es posible permitir a un gobierno actuar de una manera inconsciente, simplemente porque se sienta dueño absoluto de lo que hay debajo y encima de sus fronteras políticas.
Esto es lo que la ecología traerá como enseñanza y todos deberán aceptarla, porque es parte del crecimiento de conciencia que los seres humanos deben alcanzar en esta época. El amor a la tierra, el amor al planeta, es uno de los valores que deben inyectarse a la infancia desde los primeros años de educación escolar. Cultivar un árbol, tener una mascota, y saber cuidar la tierra en que se vive, es algo importante a transmitir a todos los niños del mundo.
El fenómeno de las grandes poblaciones, de las grandes metrópolis, en donde el ser humano presenta una total enajenación, ese hombre de asfalto, de concreto y de metal que vive en las grandes ciudades, prácticamente ha perdido el sentido de lo que es la naturaleza, la percibe a través de la televisión o del cine, como algo irreal, algo que pertenece a la ciencia ficción, ese hombre posee una conciencia distinta y su único pensamiento es sobrevivir dentro de la jungla en que se mueve.
Es urgente crear una conciencia de la tierra, es urgente regresar a los valores del campo, ya sea a través de campañas o a través de la creación de pequeños huertos familiares dentro del hogar mismo, pero es necesario que los seres humanos de las ciudades adquieran conciencia de lo que la tierra significa, o debe significar para todo hombre.
Es, sin duda, uno de los grandes problemas actuales, el resolver la suerte de las metrópolis. Grandes concentraciones de individuos en pequeños espacios de terreno, funcionan de la misma forma como los basureros, las pasiones humanas contaminan todo, los pensamientos del hombre, el sentido de competencia se hace más estricto y la cooperación parece ser un don cada vez más escaso, la criminalidad aumenta y los seres humanos se van degradando en su calidad de vida. Enfrentar este problema representa una de nuestras metas, y en futuras sesiones diremos algo al respecto, pero ahora quisiera terminar diciendo lo siguiente:
La importancia del trabajo consciente.
Trataremos de unificar puntos de vista y de aterrizar algunos conceptos que forman parte de un bagaje de conocimientos demasiado esotéricos para ser prácticos. Mi intención al dar este tipo de enseñanzas es hacerlos reconocer la importancia del trabajo consciente, pero dentro de la humanidad, no formando pequeñas comunidades aisladas de discípulos que viven ajenos a los problemas de su comunidad. Necesitamos discípulos consientes de las necesidades de la sociedad en que viven, necesitamos manos que trabajen, bocas que hablen, para poder actuar y transformar al mundo desde adentro.
2. EL CAMINO A LA INTUICIÓN.
Les mencioné anteriormente que mi objetivo era unificar los criterios y las voluntades de todos ustedes; que buscamos desarrollar el espíritu de síntesis para que puedan captar la esencia que permanece detrás de los hechos que cotidianamente se dan en el mundo.
El movimiento del asiento de conciencia.
Es preciso entender que los discípulos de este tiempo requieren de cualidades y características distintas a los discípulos de otras épocas; el ser humano en su proceso evolutivo ha ido trasladando su asiento de conciencia hacia lugares cada vez más elevados en sus diferentes cuerpos de manifestación; anteriormente su atención se centraba en el cuerpo físico y las experiencias que tenía en él llenaban toda su atención y constituían las enseñanzas que le permitían evolucionar.
En el ascenso de la humanidad, el ser humano ha ido trasladando este asiento de conciencia, desde el cuerpo físico, hacia los vehículos superiores. Mi objetivo es claro cuando les pido a ustedes el estudio de todas las actividades que el ser humano desarrolla, para que después, mediante estas pláticas, puedan captar los motivos que la evolución tiene, al manifestarse en tan distintas actividades en los seres humanos.
Mencioné una analogía entre la evolución humana y el crecimiento de un árbol, pues si bien las ramas crecen en distintas direcciones, su crecimiento está dictaminado por la voluntad del árbol de crecer verticalmente hacia arriba y en forma armoniosa, equilibrando su peso en todas direcciones.
La evolución de la raza humana sigue los mismos principios, pero la visión que una hoja tiene acerca del árbol, nunca será tan completa como la que tiene el tronco o como la que tendremos nosotros al mirar el árbol desde afuera. Así pues, estudiando todas las actividades humanas, tendremos una mayor capacidad para entender el proceso evolutivo que la humanidad ha venido siguiendo.
Cuando nosotros tomamos a un grupo para instruirlo y entrenarlo como futuros trabajadores de la luz, es preciso seguir distintas etapas, algunas de las cuales han sido ya explicadas en series anteriores. Este grupo ha recorrido exitosamente algunas de las primeras etapas, por esta razón no pueden ser considerados como un grupo de principiantes, mantienen un alto deseo de servir y de aprender, pero cuentan con las limitantes naturales que todos los discípulos tienen en los inicios del camino.
Observen lo que ocurre en su interno.
Una preocupación constante de parte del discípulo debe ser el cuidar su interno, el observar cada movimiento, cada pensamiento y sentimiento que se generen en su mundo interior.
Recuerden que para un estudiante de la luz, todo lo que acontece dentro de su ser es mil veces más importante que su conducta externa; siendo el cuerpo físico un instrumento en la conciencia del hombre, las conductas seguidas externamente pueden muy bien obedecer a razones internas y no pueden ser juzgadas por su apariencia; sin embargo, aun cuando los discípulos hayan logrado un control aceptable de su conducta externa, es bien sabido por todos ustedes, que el dominio de las emociones y los pensamientos, requiere de un cuidadoso entrenamiento que hasta la fecha no ha sido posible darlo adecuadamente. Llamo la atención de este hecho a todos ustedes, para que puedan orientar adecuadamente sus esfuerzos evolutivos.
Cada uno de ustedes en sus vidas particulares, está manejando una serie de situaciones que internamente lo someten a prueba; los problemas, como ustedes los llaman, no son otra cosa que distintas pruebas bajo las cuales ustedes pueden observar sus reacciones y hacer que estos problemas se conviertan en valiosas lecciones para determinar el grado de avance que han alcanzado en su camino.
Les aconsejo reanalizar sus vidas bajo esta panorámica: observen cuidadosamente su mundo interior, especialmente en situaciones de alta tensión en las que normalmente su personalidad se ve afectada. Observen dónde nace el descontento, en dónde nacen las emociones negativas y los pensamientos equivocados, observen su raíz, lleguen hasta el fondo del problema. Cuando se descubran manifestando una de estas características negativas deténganse por unos momentos y observen dónde fue su nacimiento.
Perciban el mundo con el vehículo astral y mental.
Este proceso de autovigilancia los debe llevar hacia terrenos para ustedes desconocidos, y déjenme explicarles ligeramente parte de las cosas que van a encontrar:
En primer lugar, la fuente de los pensamientos reside generalmente en el cuerpo astral, sin embargo, muy pocos de ustedes son capaces de observar, y mucho menos observar su propio cuerpo astral, esto requiere de una capacidad consciente de desdoblamiento y, por supuesto, una capacidad igualmente suficiente para recordar tales experiencias.
Cuando ustedes tratan de descubrir la fuente de un pensamiento, inevitablemente tendrán que alejarse de los conceptos, los lugares en donde radica este nacimiento no podrán ser razonados, puesto que su objetivo está en ir más allá del pensamiento, ustedes tendrán que sentir en dónde nace el pensamiento.
Posteriormente, una vez que han localizado estos puntos, que aunque el lenguaje dé la idea de un lugar geográfico, en realidad estamos hablando de un lugar en la conciencia, en la conciencia astral, el siguiente paso será intentar sentir que ese aspecto astral de su personalidad empieza a ser corregido, elevado en vibraciones, y en cierta forma, cambiado su coloración. Esto deberá ser hecho a través de un esfuerzo por polarizar sus emociones y transmutarlas en emociones positivas.
Quisiera mencionar que esto que estoy explicando, de ninguna manera es sencillo de entender, porque el pensamiento únicamente puede explicarse cosas que pertenecen a su dominio, sin embargo, el cuerpo astral debe sentir lo que estamos diciendo. Por ejemplo, en estos momentos todos ustedes se encuentran escuchando una serie de conceptos y están trabajando sobre su parte mental, su conciencia mental está actuando debidamente y, aparentemente, está asimilando todas y cada una de las ideas que percibe; sin embargo, tratemos ahora de trabajar con el aspecto astral de sus cuerpos.
Les voy a pedir que por el momento no razonen, simplemente sientan lo que voy a seguir diciendo, voy a intentar hablar únicamente para acompañar una serie de energías que voy a emanar hacia todos ustedes, lo importante en esta práctica es que ustedes sientan con su vehículo astral, lo que con palabras voy a intentar describir, pero sientan, no piensen, no razonen, no asocien, simplemente sientan las siguientes palabras: un sol brillante, un mar en calma, una flor amarilla, una playa blanca, la sonrisa de un niño, un rayo de tormenta.
Bien, regresemos ahora a nuestra mente consciente. Han ustedes experimentado una serie de sensaciones en su vehículo astral; en estos momentos que se encuentran trabajando nuevamente con su mente, sus emociones han sido acalladas y su atención está totalmente centrada en el cerebro, ¿se dan cuenta de la diferencia en sus percepciones?, ¿se dan cuenta que el trabajo sobre el vehículo astral es totalmente distinto al que se tiene cuando se está razonando?
Traten ahora, y de aquí en adelante, de escuchar todos estos mensajes, todas estas enseñanzas, no únicamente con su mente, sino trabajando igualmente en sus vehículos astrales y mentales. Esta capacidad para simultáneamente percibir en sus dos vehículos, debe ser desarrollada por el discípulo, pues constituye una de las pruebas de que el discípulo está preparado para penetrar en secretos superiores del conocimiento espiritual.
Los chakras, la síntesis y la intuición.
Por el momento todas las enseñanzas que les han sido impartidas pueden ser expresadas sin mayores riesgos a través del lenguaje, pero démonos cuenta que el lenguaje tiene sus limitaciones y el discípulo que pretende alcanzar las altas cimas del conocimiento espiritual, debe desarrollar todas sus capacidades de percepción, no únicamente al cerebro. Más adelante en el camino, las enseñanzas no requieren de lenguaje, pues sería una manera muy parcial de presentarlas. El desarrollo de la intuición debe ser considerado prioritario para todos ustedes, y para llegar a la intuición es preciso desarrollar la capacidad de síntesis en todos ustedes.
Se habrán dado cuenta de que todos los Maestros de quienes han recibido enseñanza se han preocupado por desarrollar aspectos específicos del camino que como discípulos van siguiendo; se habrán dado cuenta que cada Maestro mantiene una línea de trabajo específica de El, cumple ciertas funciones y su labor es coordinada por los responsables de la educación de la escuela. La escuela a su vez sigue una línea de acción que está coordinada por el rayo a que pertenece y, finalmente, las actividades de este rayo se enmarcan dentro de un plan maestro de educación de la humanidad.
Como ustedes saben, Yo me encuentro trabajando en distintas escuelas, a través de distintos instrumentos y en muy diversas actividades. El trabajo que intento desarrollar, busca, por sobre todas las cosas, elevar la conciencia humana hacia los niveles adecuados a la evolución cósmica de este planeta.
Tenemos que entender que la tierra tiene un proceso evolutivo y que su avance está determinado por ciclos cósmicos de evolución. A su vez, la tierra alberga a un sinnúmero de especies, entre ellas la raza humana, quienes a su vez se rigen por ciclos cósmicos menores.
Por nuestra parte, los seres humanos igualmente albergan a un sinfín de pequeñas criaturas, cuya evolución está también gobernada por ciclos cósmicos menores, pero así como el hombre permanece inconsciente a la multitud de vidas que se mueven dentro de él y que dependen de él, de la misma manera, la tierra ignora muchas cosas acerca de sus habitantes.
La Jerarquía de Maestros que encarna a la porción consciente de la humanidad, tiene su análogo a nivel cósmico en la Jerarquía Galáctica, la que a su vez, trabaja a nivel solar con distintos cuerpos estelares. Igualmente, la Jerarquía Planetaria, conformada por todos nosotros, mantenemos una analogía con ciertos elementales que trabajan dentro del cuerpo físico de cada uno de ustedes y constituyen la pequeña jerarquía humana.
Su conciencia humana trabaja íntimamente ligada con esta jerarquía de elementales, cada uno de los cuales mantiene un hogar de residencia en los chakras, sin embargo, ustedes no han logrado todavía el trabajo consciente con estos elementales directores de chakras, la labor de trabajo conjunto se inicia después de que se ha alcanzado la segunda iniciación. Por el momento sólo es posible conocer y estar conscientes de que ese trabajo callado de armonización interior, está grandemente influenciado por estos seres elementales.
Por otra parte, dentro del entrenamiento que nosotros estamos impartiendo para ustedes, está el de coordinar las actividades de estos siete chakras, puesto que el trabajo de síntesis requiere de la percepción completa de todos los estímulos provenientes del mundo exterior y deben saber que estos estímulos, al momento de ingresar al cuerpo, tienen un cierto eco en alguno de los siete chakras, dependiendo de la naturaleza del estímulo, por ejemplo:
Todo lo relacionado con el arte, tiene un eco inmediato sobre el chakra cardíaco; todo lo relacionado con la política y la convivencia entre los pueblos, tiene un eco inmediato sobre el plexo solar; todo lo relacionado con la naturaleza, tiene un eco correspondiente al chakra sacro; lo relacionado con la ciencia y la filosofía, tiene una correspondencia con el chakra frontal; todo lo que se refiere a la comunicación y en particular del lenguaje, tiene su contraparte en el chakra laríngeo; todo lo relacionado con el deporte y las actividades físicas, tiene una relación con el chakra esplénico.
Así pues, no todo es percibido a través de la mente, sino que el cerebro, al recibir los estímulos, utiliza las energías provenientes del chakra correspondiente y de esta forma los guarda en recuerdos. El trabajo coordinado de los siete chakras les permitirá desarrollar la capacidad de percibir, en forma sintética, las verdades que provienen del mundo exterior y esta capacidad sintética los llevará a despertar la intuición, lo que les permitirá ingresar a las cámaras más secretas de Shamballa.
¿Qué se pretende al darles esta instrucción?
Como ven, el trabajo de instrucción no es sencillo ni tampoco es corto, requiere de una labor constante, disciplinada y coordinada. Uno de los grandes beneficios del estudio colectivo, reside en la capacidad de poder intercambiar experiencias y participar del aura de protección que se forma cuando diferentes mentes se unen con el mismo propósito. Su trabajo en esta escuela ha sido de enorme ayuda para su evolución personal, pero igualmente, se adquiere una mayor responsabilidad para el trabajo por la sociedad en que se desenvuelven.
Las distintas labores que vengo ejerciendo en los distintos grupos, me permiten detectar las necesidades del mundo moderno; en el caso de ustedes, buscaremos satisfacer parte de estas necesidades, especialmente aquellas que tienen que ver con la reeducación de la humanidad y la reorientación en sus valores morales.
Tal como mi Hermano HILARIÓN lo mencionó en alguna ocasión, el objetivo consiste en trabajar a través de las mentes de las personas que dirigen la educación infantil, buscamos hacer llegar hacia las comunidades infantiles, los principios de enseñanza espiritual que les garantizará un futuro armónico y de mayor conciencia planetaria. Igualmente, buscamos establecer las bases para que la filosofía espiritual pueda ser aceptada sin restricciones por la comunidad científica y filosófica del mundo; es una labor delicada y que requiere de mucha sensibilidad para poder ser presentada de la manera más adecuada para los objetivos que perseguimos.
3. LA VISIÓN SINTÉTICA.
Hemos venido trabajando para desarrollar en cada uno de ustedes la visión sintética de todo cuanto acontece en el mundo. En nuestra última sesión les pedí que trataran de disociar las experiencias que cada uno de ustedes experimenta internamente, en aquellas que son meramente analíticas y que por lo mismo son motivadas por su parte intelectual, de aquellas otras que tienen su origen en el cuerpo astral; les pedí que sintieran y que estudiaran la diferencia entre las vivencias astrales y las vivencias mentales.
Es necesario que sigamos trabajando en estos conceptos, quisiera que me comprendieran y entendieran, que necesariamente en estas primeras etapas de estudio, el avance es lento y es más bien de tipo formativo; a medida que avancemos en la percepción sintética del mundo, el trabajo se acelerará y ustedes podrán experimentar los atributos de una mente desarrollada y con capacidad para descubrir la voluntad divina detrás del mundo de las formas, y en este momento quisiera explicar la diferencia fundamental entre el mundo de las formas o fenoménico y el mundo de las causas, el espiritual.
Como todos ustedes saben, el mundo de los acontecimientos cotidianos, el mundo sensorial, el mundo de las formas, representa los efectos de una serie de acontecimientos que se están sucediendo en lo interno del ser humano, así pues, la conducta humana a nivel individual, puede ser explicada cuando se conoce la psicología del individuo; a nivel social, la conducta de un pueblo puede ser entendida cuando se comprende la psicología de las masas y de ese pueblo en particular; la historia de una humanidad puede ser entendida cuando es comprendida la psicología de la raza, o lo que es lo mismo, el designio divino para esa especie. Si la psicología es el estudio del alma, entonces la psicología de las masas es el estudio del alma de la humanidad y es ahí donde puede revelarse el misterio de los caminos que la humanidad va trazando a lo largo de su historia.
Las causas espirituales de la evolución.
Explicar el comportamiento humano es profundizar en las causas espirituales primeras, que dirigen desde lo más interno del ser, la evolución de cada individuo. Este impulso evolucionista que es dirigido y motivado por el plan divino que cada ser humano lleva inscrito en su cuerpo causal, se manifiesta en cada uno de los diferentes cuerpos como distintas tendencias; cuando el ser humano empieza a percibirlo en los niveles más profundos de su psiquis, la psicología humana le empieza a llamar temperamento, personalidad subconsciente o inconsciente. Todos esos términos inventados por las ciencias humanas, tratan de explicar el conjunto de causas que proviene del vasto mundo interior humano, pero que, dada la ignorancia de los mecanismos que rigen los flujos de energía entre estos distintos cuerpos, se les ha dado en llamar, genéricamente, el subconsciente o el inconsciente humano.
Las tendencias psicológicas y las experiencias.
Tratemos de desglosar entonces, algunos de los conceptos que la psicología humana ha adoptado para el estudio de la psiquis. El subconsciente es aquella región de donde nacen las internas motivaciones humanas, no se manifiesta a nivel consciente en el individuo, sino más bien, como tendencias tanto en su conducta física como en su conducta mental. Esas tendencias pueden ser explicadas en base al cúmulo de experiencias que la persona ha venido realizando desde su nacimiento, sin embargo, más allá de la simple acumulación de experiencias, existen los impulsos provenientes de los cuerpos superiores humanos; esos impulsos colorean y dan sentido a cada una de las experiencias que el ser humano va acumulando a lo largo de su vida, son el fruto de su evolución espiritual, son el fruto de sus corrientes ascendentes y descendentes de energía.
Recordemos lo que otras veces han dicho hermanos míos en estas sesiones: los hechos de la vida no tendrían ningún sentido si no fueran interpretados por la psiquis del hombre, es el hombre el que da importancia o se la resta, a las experiencias que va acumulando en su vida, y es el mismo hombre y es la misma psiquis, la que extrae las lecciones que cada una de estas experiencias va dejando en la vida.
¿Qué determina la naturaleza o cualidad de la lección que es extraída de cada una de las experiencias?, justamente esos impulsos que provienen de los cuerpos superiores y que son el fruto del largo caminar espiritual del ser, es decir, la cualificación de estas experiencias es el fruto de la evolución particular de cada ser humano. Si el subconsciente fuera el fruto, meramente, de una serie de hechos acumulados a lo largo de la vida de una persona, encontraríamos semejanzas muy marcadas entre parientes que hubiesen acumulado la misma naturaleza de experiencias, y creemos que hay evidencia de sobra, para pensar de las diferentes personalidades manifestadas por individuos que han vivido bajo el mismo techo, con la misma educación, que no pueden ser explicadas de esta manera. Así pues, entendemos que la personalidad de un individuo en la cual el subconsciente tiene un gran influjo, está determinada, en gran medida, por el desarrollo espiritual que el ser ha acumulado a lo largo de su vida; por otra parte, las influencias que el individuo está recibiendo del mundo externo, constituyen las lecciones que deberá ir asimilando para su propia evolución.
La guía del yo superior. Los filtros. La luz blanca.
Tratemos de entender ahora el mecanismo de cómo el yo superior va guiando a esa manifestación externa que no es otra que el ser humano. Todo individuo, en su conciencia humana, representa la manifestación más externa de un yo superior; siendo que los flujos de energía que descienden, bañan la conciencia del individuo proveyéndole de cierta capacidad para asimilar las experiencias que su cuerpo físico está acumulando, entendamos que esa energía que ha descendido y que anima a su conciencia humana, ha debido pasar a través de distintos filtros.
La insuficiente comunicación que existe entre la conciencia humana y la conciencia de los cuerpos superiores, impide que el flujo de la luz del alma llegue a iluminar plenamente a la conciencia del individuo, decimos entonces, que el ser humano posee una iluminación limitada, pequeña y particular de su propia vida. Si pudiésemos hablar en términos de colores, diríamos, que la luz blanca que proviene del alma, es descompuesta en sus siete colores a medida que pasa a través de los diferentes cuerpos del ser humano, y al igual que le pasa a la luz del sol cuando atraviesa vidrios de colores, adquiere la tonalidad de los filtros a través de los cuales va pasando, así, si una persona tiene una tonalidad de color rojo, la luz que pasará a través de su aura interior, será únicamente la del color rojo y en su conciencia humana él verá a la vida y a todas sus experiencias, a través del color rojo, le parecerá que el mundo es de color rojo. Si en su aura predomina el color verde, él mirará a la vida a través de ese cristal de color verde y las experiencias que vaya acumulando serán analizadas desde el punto de vista del color verde. Recordemos que cada color tiene asociada una cualidad, por lo mismo, las personas estarán viendo a la vida a través del amor, a través de la curación, a través del conocimiento concreto, o filosófico, o artístico; todo esto, dependiendo del rayo que se manifiesta en sus personalidades.
Ahora bien, es preciso, para que la evolución se dé, que el ser humano pueda captar las diferentes naturalezas de cada uno de los rayos y entonces, la luz del alma que en su origen es blanca, pueda llegar a ser comprendida a través del ejercicio de la percepción en cada uno de los distintos rayos; sin embargo, el manejo de los filtros internos que el ser humano ha construido, no es una facultad que pueda ser dada o alcanzada por todos los estudiantes de la luz, aun los estudiantes más entrenados pueden cambiar ligeramente la tonalidad de sus filtros internos a través del manejo consciente de las distintas energías de cada uno de los rayos; sin embargo, esta práctica requiere de una disciplina férrea y largos períodos de ejercicios, por esta razón, el yo superior de cada ser, y en particular de aquellos que se encuentran en el camino espiritual, los va acercando, en primera instancia, con otros seres cuyos puntos de vista sean complementarios, es decir, que su percepción de la vida sea a través de otros de los rayos.
El coloreado tapiz que forma una escuela espiritual.
El discípulo podrá ir aprendiendo la forma en que sus compañeros de estudios perciben la vida a través de sus continuas pláticas; esto se da en las distintas escuelas espirituales en donde se conjugan distintos discípulos de diferentes rayos, cada uno provee a los demás de su visión particular de la vida y de la verdad; su propia naturaleza, su propio rayo interior, les permite observar aspectos que sus compañeros de estudios no pueden, juntos forman, entre todos, un gran tapiz de diferentes colores, donde los siete rayos se conjugan y forman bordados y tejidos de una belleza inestimable. Esta es una de las funciones de las escuelas espirituales.
Disociación entre las percepciones y las interpretaciones internas.
Una vez que el individuo ha podido establecer las diferencias entre su forma de percibir las cosas y la forma en que la vida es percibida por sus hermanos de rayos diferentes, entonces puede iniciar prácticas de disociación mental, es decir, él disocia su percepción individual de las cosas y la percepción que podría tener, si eliminara las distintas interpretaciones internas que él mismo formula, de las experiencias que la vida le está dando.
Cuando el discípulo puede convertirse en un observador, sin juicios de la vida, entonces está capacitado para penetrar en los siguientes arcanos del conocimiento superior; eliminar sus juicios personales, significa retirar los filtros a través de los cuales observa a la vida; cuando deja de ser un juzgador de lo que está viendo, se convierte únicamente en un espectador, en un experimentador de la experiencia de vivir, en ese momento, la contemplación lo lleva hacia el siguiente nivel de conciencia, y aun cuando su naturaleza, su alma y su personalidad, pertenezcan a algún rayo en particular, él tendrá la capacidad para establecer el nexo con su alma, sin tener que pasar a través de estos filtros. Decimos entonces, que el discípulo ha construido su propio antakarama, el puente mágico entre su conciencia superior y su conciencia humana; paradójicamente, no es el análisis el que lleva a la iluminación, sino precisamente la ausencia de análisis, precisamente, el estar como un simple espectador en la vida.
Las etapas de la madurez espiritual.
La madurez espiritual de un discípulo se mide en función de los juicios internos que establece de cada una de sus experiencias; si el discípulo todavía oscila entre el bien y el mal, entre lo bueno y lo malo, correcto e incorrecto, significa que aún le falta un largo camino que recorrer.
Si el discípulo aprende que todo es bueno y que simplemente varían las formas en que la energía del bien afecta a todo lo existente, entonces el discípulo, decimos, que lleva un camino más avanzado, pero aún le falta otro largo camino por recorrer.
Si vemos que el discípulo goza observando a la vida y que en su pensamiento no existe sino el placer de ser, el placer de actuar, y que su pensamiento no es sino un pasaje instantáneo entre su intuición y la acción que concreta, decimos entonces que el discípulo está muy aventajado en su camino, pero aún así, todavía le falta un largo camino para llegar a donde debe llegar.
Y más adelante, tal vez observamos que los discípulos caminan por el mundo guiados por su conciencia superior, sus manos y sus palabras son creadoras al cien por ciento, su visión es completa y elimina las sombras hacia donde se dirige, su vista traspasa las caretas tras las cuales se esconden las personalidades humanas, el corazón y las mentes son perfectamente claros a su vista espiritual, lee las voluntades de los hombres y de los gobiernos y puede entender perfectamente cómo la voluntad divina se manifiesta en todas las cosas.
Si todo esto lo observamos en los discípulos, decimos entonces que el discípulo se encuentra en la cumbre del conocimiento espiritual y que su paso en la tierra no es otro que la manifestación de la voluntad divina puesta en acción para bendición de los hombres, pero internamente nos miramos unos a otros, y decimos, aún le falta un largo camino por recorrer.
Y algún día ese discípulo estará con nosotros y mirará hacia abajo tal como ahora nosotros lo hacemos y tendrá grupos iguales al que ustedes han formado y tal vez envíe lecciones similares a la que ustedes están recibiendo en estos momentos, bendecirá a Dios, los bendecirá a ustedes, bendecirá a toda la creación por las glorias alcanzadas, por la dicha inefable que se experimenta en estos niveles, por la maravillosa alegría de poder participarles a todos ustedes un tesoro de conocimientos que seguramente reorientará sus vidas y las llevará por caminos más plenos de felicidad, pero déjenme decirles, que en su interno, sus más secretos pensamientos le dirán, que aún le falta un largo camino por recorrer.
Esta es la historia de los iniciados, de todos aquellos que un día decidieron abrazar el camino del conocimiento espiritual; no es la meta lo que interesa sino el sendero; no son los logros lo que se busca, sino el servicio constante; no es la cima de la montaña la que atrae al caminante, sino la aventura del caminar, la aventura de escalar cumbres, la aventura de saberse ciudadano del universo, heredero de Dios, receptor de todas sus bendiciones.
Cómo actúa la visión sintética.
Ahora bien, la visión sintética que estamos tratando de percibir, de alcanzar, no es aquella que se detiene en las formas, no es aquella que se detiene en los cascarones humanos, es aquella que penetra en las almas, en los corazones, en las miradas de cada uno de los seres que nos rodean.
La visión sintética no ve las conductas sino las motivaciones ocultas, no ve los hechos fríos de la historia, sino las causas que lo originaron, no ve los cataclismos geológicos y los movimientos terrestres, sino la estupenda combinación de fuerzas que la naturaleza ha debido conjuntar para formar este maravilloso planeta, no ve a la tierra como un accidente de un Dios caprichoso, sino como un capítulo más de la maravillosa historia de la creación.
La visión sintética no desecha nada, no deja de lado ningún conocimiento de ningún tipo, porque entiende perfectamente que detrás de todo lo que acontece está la mano de Dios trabajando a través de sus creaciones; el ser se sitúa en un punto en el cual todos los caminos lo llevan a Dios, y a cada paso en su vida encuentra y estudia las múltiples manifestaciones de este inmenso poder que mueve mundos y galaxias; detrás de los criminales, detrás de los niños, detrás de las madres, de los ancianos, de los enfermos, detrás de cada ser humano se encuentra un Dios manifestándose, y todos esos Dioses no son sino manifestaciones de uno solo.
La manifestación del Dios interior.
Ver al Dios que se manifiesta en cada uno de los seres humanos y sentir nuestro propio Dios interior manifestándose a través nuestro, es justamente entender la palabra hermano, es justamente entender esos lazos misteriosos que desde siempre han unido a toda la humanidad, pero que nunca han sido comprendidos en su maravillosa manifestación.
El discípulo que se lanza en forma atrevida a surcar los espacios de la enseñanza espiritual, es un ser que ha logrado traspasar las barreras de la piel, de las razas, de los lenguajes, de la geografía, de las historias, y ha podido llegar al punto de donde parten millones de rayos de luz uniendo a cada uno de los corazones humanos, y entiende que cada corazón humano no es sino una extensión del gran corazón de Dios palpitando y alimentando la vida en todas sus creaciones, y cuando se ha logrado comprender todo esto, cuando se entiende el pasado, el presente y el futuro de la humanidad, el discípulo, ebrio de la luz, se pregunta: ¿qué hay más allá, qué puede haber más allá?, ¿qué maravillosos tesoros encontraré en este camino interminable que asciende hacia las más altas cumbres que Dios ha provisto para nosotros?, y pareciera que una voz le hablara desde todas partes, tanto externa como internamente, más allá estás tú, tú mismo convertido en Dios, convertido en Mí mismo.
Cuando todo tu ser se convierta en ojos para ver lo que pasa hasta en los rincones más alejados de la creación, cuando sientas fluir por tu ser interior las fuerzas que mueven a los astros, cuando sientas formarse en ti mismo las galaxias, cuando sientas que tu conciencia se expande hasta reventar en millones de formas y sentir que tu unidad se descompone en pequeñas unidades de vida que después se llamarán galaxias y estrellas y soles, cuando sientas en ti mismo la evolución del universo, entonces, y sólo entonces, dirás que el camino ha terminado, y el silencio coronará tu esfuerzo y no experimentarás nada, sino una multitud de murmullos que provienen de todas las partes de tu ser, y que cuando tu oído poderoso aísle a uno de esos murmullos, encontrarás el ruido de una galaxia expandiéndose, o tal vez encuentres el silbido que deja un cometa al moverse alrededor de los soles, o quizá escuches el rumor del aire cuando sopla entre las hojas en un bosque perdido de algún planeta, quizá escuches sonrisas de niños o el rugido de un sol que explota, la creación estará contigo y la síntesis se habrá consumado.
4. VIAJE AL CENTRO DE LA CONCIENCIA.
Como recordarán, explicábamos que la visión de síntesis es gradualmente alcanzada a medida que el ser humano camina por el sendero de la luz; las primeras fases comprenden, exclusivamente, la capacidad que adquiere el iniciado, de poder observar la voluntad divina actuando detrás de cada cosa; más adelante, su visión se expande y abarca a todo el planeta, entiende los motivos ocultos detrás de la evolución de las especies y, asimismo, empieza a asomarse a los misterios del universo.
Sin embargo, sigue su camino que aún es largo, hasta llegar a los niveles en que nosotros nos encontramos. En esos momentos, su trabajo consistirá en guiar a razas de humanidades, o tal vez funcionar como auxiliar de la evolución de algunas de las especies que pueblan los mundos, y sus pasos los llevaran de una aventura a otra, hasta que, algún día, su visión abarque a todo el universo; su percepción será total, completa, y encontrará que en él mismo, se manifiestan los planetas y los astros; podrá trazar vivencialmente todas las líneas que unen a cada uno de los seres creados, con Dios; podrá recorrer los mismos caminos que la Voluntad Divina recorre a través de los hilos invisibles que mueven los designios de todos los planetas y las razas; entenderá lo que el aliento de vida significa para la evolución de la creación; el significado oculto de la palabra voluntad, como el deseo divino de que las cosas se manifiesten y se muevan, siguiendo las líneas trazadas por el plan divino.
Toda esta visión sintética, todo este trayecto que hemos descrito, no es algo que pueda alcanzarse con el simple escuchar de su explicación, es preciso iniciar una transformación dinámica en el momento presente. Todos ustedes conforman a un grupo de iniciados, a un grupo de seres, que decidió tomar este camino para auxiliar en el servicio a mis hermanos que cumplen con una misión instruyéndolos a ustedes, y llegando, en forma de enseñanza o bendiciones, a todas las personas que los rodean.
El proceso de transformación dinámica requiere un trabajo permanente y una vigilancia continua sobre cada una de las cosas que hacen, piensan o visualizan; no es posible generar algún cambio si antes no se da éste dentro de ustedes; se han descrito, paso a paso, las sucesivas transformaciones que se van dando en el discípulo a medida que camina por el sendero de la iniciación, pero ahora, ha llegado el momento de que pasemos de lo teórico a lo práctico.
Es preciso entender que estamos dentro de un proceso de cambio, que mientras escuchan estas palabras, sus cuerpos superiores están siendo trabajados mediante acciones específicas, energías particulares, que buscan equilibrar desbalances y fortalecer áreas débiles en sus cuerpos energéticos.
A este proceso de terapia en cuerpos superiores, debe corresponderle un cambio a nivel personalidad, un cambio generado voluntariamente por ustedes, de esta manera, los trabajos que se den, podrán tener la correcta expresión en el mundo tridimensional, gracias a las modificaciones en su conducta que cada uno de ustedes hizo. Hablar de un proceso transformativo es hablar de un ejercicio permanente de la voluntad humana, con el objeto de producir el efecto que se está deseando; queda, sin embargo, la pregunta: ¿cuál es este proceso, qué es específicamente lo que debemos hacer a fin de cumplir con la parte que corresponde a la personalidad?
La percepción del mundo.
Permítanme ahora explicarles cómo es que este proceso de cambio puede complementar los trabajos que se están haciendo en sus cuerpos superiores. Para empezar, debemos entender, que la personalidad de un individuo es el fruto de la imagen que ha obtenido del mundo en el que vive, es decir, su percepción del mundo que le rodea condiciona la conducta que tiene la persona en la sociedad. Nosotros buscamos, a través del trabajo en los cuerpos superiores, modificar esa percepción del mundo, es decir, cada uno de ustedes irá observando cómo su forma de pensar, su forma de observar las cosas, su forma de juzgar, estará cambiando; sin embargo, su conducta se resiste a cambiar, dado que lleva una inercia alimentada durante largos años. Vemos entonces, algunos criterios de cómo ir modificando la conducta personal, a fin de que el proceso de concretar las ideas que se perciben en los cuerpos superiores, puedan traducirse en hechos concretos, reales, prácticos.
Criterios para modificar la conducta personal.
1.- En primer término, tenemos el criterio de que todos los seres humanos poseen filtros a través de los cuales observan al mundo.
2.- Estos filtros pueden ser limpiados y aclarados para beneficio de la persona, éste es justamente el proceso que nosotros estamos practicando en cada uno de ustedes.
3.- Las experiencias acumuladas están continuamente agregándole color a los filtros, a través de los cuales se observa la realidad; esto quiere decir, que cada una de las actividades que desarrollamos y que se traducen en experiencias, colorea nuestros filtros; consecuentemente, podemos afirmar, que si la persona no emite juicios al respecto de lo que esta viviendo, su filtro se mantendrá limpio.
Práctica de disociación y ausencia de juicios.
Una práctica interesante es la de NO ELABORAR JUICIOS, OBSERVAR FRÍAMENTE LOS HECHOS DISOCIÁNDOSE DE ELLOS, es decir, observándose a sí mismo como si fuera otra persona; de esta manera, las cosas, que en un momento dado pudieran afectarnos, y que, por lo mismo, nos obligan a tomar un cierto juicio, se convertirían en experiencias ajenas; al disociarnos, los problemas y las experiencias pertenecen a otro, mientras que nosotros permanecemos contemplando y con el control de la escena.
Disociación y ausencia de juicios, son las palabras clave que tendrán que recordar. Este es el ejercicio que les pido realizar como parte de un entrenamiento para alcanzar la visión sintética.
Lazos de energía.
Más allá de lo que podríamos llamar la síntesis de todas las cosas, se encuentra el poder que tiene el hombre para unirse a su creador, al menos momentáneamente, y tener una percepción global del universo. Esto, podríamos explicarlo como el acto de viajar a través del hilo invisible que une a nuestro ser, con ese maravilloso centro que llamamos la Voluntad de Dios. En nuestro caso, este centro se encuentra localizado en el punto central de nuestra galaxia, ahí, gigantescos receptáculos perciben la voluntad divina y la emanan en forma radial hacia todas las inteligencias que pertenecen a esta galaxia. Esa armonía cósmica o música de las esferas puede ser contactada, y todo esto, mediante sencillas prácticas que en estos momentos quisiera desarrollar con ustedes. Entendamos, que como hijos de Dios, permanecemos unidos a El; entendamos que esa línea, es un lazo de energía, es un lazo de conciencia, un camino a través del cual nosotros podemos viajar y llegar a comprender, más intensamente, lo que sólo unos cuantos de los grandes iniciados de la humanidad han podido hacer.
Práctica.
El ejercicio que vamos a practicar, ustedes lo podrán repetir en sus casas, simplemente cuidando que no se les interrumpa y tratando de evitar la generación de ruidos fuertes que rompan su concentración. Pongan mucha atención porque lo que vamos a hacer es un viaje; vamos a visualizar, y quiero que pongan mucha atención.
Vamos a visualizar a nuestro cuerpo energético, obsérvenlo y siéntanlo como una burbuja de luz; su capullo astral se encuentra perfectamente iluminado y pueden observar a su asiento de conciencia igualmente, a la altura de la cintura, ligeramente corrido hacia el lado derecho, traten de sentirlo y de verlo, sumérjanse dentro de esta visión. Ahora, por el simple poder de la voluntad, vamos a iniciar un viaje dentro del asiento de conciencia, sientan que este asiento va iniciando un recorrido hacia el centro, viajen junto con él, siéntanse dentro de esa pequeña esfera que es el asiento de conciencia y vean como las fibrillas, a medida que ustedes van internándose, se empiezan a iluminar y a iluminar.
A medida que avanzan en su recorrido hacia el centro, una mayor cantidad de fibras se van iluminando; poco a poco estamos llegando hacia el centro y vemos ya una vasta área iluminada de nuestro cuerpo astral, activada por nuestro asiento de conciencia. Estamos a punto de entrar, estamos llegando, empezamos a introducirnos dentro del núcleo astral, ese gran centro de nuestro capullo que se encuentra esperándonos; estamos metiéndonos y rápidamente alcanzamos nuestra centralización, estamos ahora en el centro de nuestro capullo astral, observamos hacia afuera y todas las fibrillas de nuestro capullo se encuentran activadas, despiertas.
Ahora, vamos a tratar de iniciar un viaje hacia arriba por toda la columna vertebral de nuestro cuerpo astral. Lentamente, el centro del núcleo astral empieza a subir y a subir, la emoción empieza a aparecer, las fibrillas activadas empiezan ahora a emanar chispas de luz. El siguiente secreto a aprender, es, que el movimiento del núcleo astral, en forma ascendente, va dotando a las fibrillas del capullo con una energía cada vez mayor, de tal manera, que cuando el núcleo astral se encuentra en la cúspide del capullo, todas las fibrillas se encuentran emanando chispas de luz; cada una de esas fibras se convierte en un rayo que emana hacia afuera de sus cuerpos.
Tratemos entonces de seguir visualizando cómo el núcleo astral sigue subiendo y subiendo. Dentro del capullo, las fibrillas que se encuentran a la altura de las manos, empiezan a iluminarse y a despedir chispas de luz como si estuvieran sobrecargadas de energía; el proceso de ascenso sigue adelante, nuestro capullo, nuestro asiento de conciencia, empieza ahora a llegar hasta el entrecejo; nuestros pies y nuestras manos, físicamente, empiezan a emanar esas chispas de energía, y seguimos adelante. Llegamos hasta la cúspide del capullo astral, observen ahora el capullo y la mancha que ha quedado en la parte superior, ahí se encuentra nuestra conciencia. Todo nuestro cuerpo se ha convertido en rayos de luz brillantes, emanando chispas y luces intermitentes en todas direcciones. Experimenten la sensación de tener su cuerpo convertido totalmente en luz.
Ahora, pasemos a la siguiente fase: Imaginen que el asiento de conciencia empieza a salir del cuerpo, véanlo, vean su movimiento y ahora siéntanlo, sientan al movimiento, sigue moviéndose hacia arriba y nuestro capullo astral ha pasado a ser un cuerpo más de manifestación de esa conciencia que está viajando hacia el centro del universo. Ahora, vean lo que Dios ve: las galaxias, los planetas, los cometas, las estrellas empiezan a ser parte de su campo de visión, miran hacia abajo y ven que se encuentran unidos a varios cuerpos, el hilo por donde vamos viajando se bifurca más abajo de nosotros y se conecta a varios seres, podemos entonces afirmar, que nosotros somos varias personas a la vez, el hilo por el que viajamos no une únicamente a nuestro cuerpo, sino a varios más, y a medida que seguimos viajando, observamos que es una mayor cantidad de personas las que se encuentran unidas en este punto; entendemos la función que desempeñan los Manus de la raza y los Maha Choan, su trabajo consiste en situarse en alguno de estos puntos para tener una influencia decisiva sobre una nación o sobre un pueblo particular.
Sientan la energía que corre a través de sus cuerpos, sientan la energía que respiran a través de ustedes, sientan el movimiento de las diferentes fuerzas que trabajan en el universo a través de su cuerpo, observen la permeabilidad de sus cuerpos para estas energías, observen que cada vez que una de estas energías incide en su cuerpo, pareciera que lo moviera hacia otro punto de evolución personal, son las fuerzas actuando; la insensibilidad que caracteriza a los estudiantes encarnados, se convierte ahora en un poderoso instrumento para llegar a conocer las fuerzas que mueven al universo, sientan los vientos espirituales, cada energía, cuando les llega, lo hace como si fuera un viento, penetra en sus cuerpos superiores, los colorea y les deja una lección, que aunque no es puesta en palabras, se transforma en impulsos que después determina la conducta de los individuos afectados por esas energías; por ejemplo, en nuestro caso, si una cierta energía nos ha manifestado el impulso de trabajar en cierta área, el resto de las personas que se encuentran conectadas conmigo hasta este nivel, también sentirán los mismos impulsos, aunque es probable que cada quien lo interprete en diferente forma, el resultado vendrá siendo el mismo. Todo esto no es sino la manera natural como la evolución del universo se sigue dando.
La visión sintética es el primer paso para alcanzar estados de conciencia superior.
Es mi deseo iniciar una serie de prácticas que vayan capacitándolos, gradualmente, para convertirlos en perfectos instrumentos de la ley divina en la tierra. La visión sintética no es sino el primer paso, más allá de todo lo que ustedes puedan percibir se encuentra todavía un vasto universo, el cual no puede ser expuesto en términos de lenguaje, requiere ser descubierto por ustedes mismos y, finalmente, llevarlo hacia otras personas.
Por ahora sólo me resta recordarles, que la práctica que hoy hemos realizado, les permitirá alcanzar estados de conciencia muy superiores al normal. Habrán observado que no existe un camino de regreso en la práctica, la intención es que la mente humana se afiance, se ancle en la conciencia divina y dejarla permanentemente allí.
Les pediré también que no olviden la práctica que deberán desarrollar : ausencia de juicios y la disociación. Manténganse con decisión y trabajen disciplinadamente, para que los objetivos que están persiguiendo puedan llegar a feliz término.
5. LOS EFECTOS DE LA ENERGÍA.
Largo es el camino que hemos venido recorriendo, largo es el sendero que lleva hasta la cúspide de la realización, pero, si el tiempo es infinito, ¡qué importa la cantidad de esfuerzos realizados, si al fin de cuentas todo esto no ha sido sino un parpadeo en la vida del espíritu!. Cuando la vida se vive intensamente, ya sea porque los problemas los forzan a centrar su atención en el mundo tridimensional, o bien, porque por un esfuerzo de su propia voluntad se empeñan en vivir en el tiempo presente, entonces, cada instante de la vida se traduce en múltiples realizaciones, en múltiples conquistas, que llevan a una inmediata expansión de conciencia, continua y permanente.
Cuando esta luz pueda ser expandida a suficiente cantidad de seres humanos, entonces, se provocará un movimiento radical y muy rápido del asiento de conciencia de la raza humana, lo que la llevará a una ascensión, a un distinto nivel de conciencia, lo que algunos grupos han denominado el pasaje a la cuarta dimensión, que no será, por supuesto, una transformación física, sino más bien, la apertura de la conciencia hacia una nueva realidad. Los vehículos físicos seguirán obedeciendo las leyes de la tierra, mas, la conciencia humana, será expandida para entrar en el dominio de otras regiones de esta creación espiritual.
Las mareas energéticas.
A medida que el estudiante va avanzando en su camino de evolución y trabajo personal, va siendo más sensible a las corrientes energéticas que se proyectan en la tierra obedeciendo a la Voluntad Divina. Estas mareas de energía inciden directamente sobre los asientos de conciencia de los discípulos que están en el camino, provocándoles ligeros movimientos, lo que a su vez, cambia la perspectiva que tienen de su vida personal. Esto puede llevar a conflictos con las personas que lo rodean, sin embargo, un aspecto que debe tenerse en cuenta, es que ha sido ocasionado por el mismo camino que el discípulo va siguiendo.
Muchas de las dificultades que han estado encontrando cada uno de ustedes en sus vidas privadas, han sido provocadas por ligeros movimientos de sus propios asientos de conciencia, aun cuando las circunstancias parecieran que los problemas en los que se han inmiscuido nada tienen que ver con ustedes, la realidad es que los movimientos del asiento de conciencia, dentro del vehículo astral, producen cambios en las energías que el aura de la persona aporta en todo momento a su alrededor y estos cambios energéticos producen reacomodos, ya sea a nivel de conducta en las personas que lo rodean, o bien, moviendo circunstancias de la vida personal de aquellas personas cercanas al discípulo.
Los efectos y sus causas.
Otras veces hemos explicado, que en el universo todo puede explicarse en función de los movimientos y los cambios de fase de las fuerzas que actúan; el mundo de las formas no es sino el mundo de los efectos, y las causas residen en los mundos espirituales. La estabilidad del asiento de conciencia de una persona, produce estabilidad en su vida personal, los movimientos sistemáticos del asiento de conciencia hacia otra dirección del capullo astral, producen, inevitablemente, reacomodos en las circunstancias que rodean la vida familiar del discípulo o la vida profesional.
Todo iniciado mueve, consciente o inconscientemente, su vida y la vida de los que lo rodean; cada persona cuenta, para su disposición, de una cierta cantidad de energía proveída por sus vehículos superiores; estas energías están siendo manejadas, lanzadas hacia fuera o atraídas, en base a los anhelos ocultos internos que cada persona tiene y maneja en su vida. Si lo que hace a través de su cuerpo físico tiene una repercusión instantánea en el mundo físico, lo que habla, a su vez la tiene, aunque no tan instantánea. Lo que piensa y lo que desea tiene su efecto igualmente, en los mundos sutiles de frecuencia superior al tridimensional, sin embargo, esas energías moverán otras y producirán cambios en el mundo fenoménico; de esta forma, las vidas personales de todos ustedes son el resultado de las energías que se están moviendo, basadas en las emociones y pensamientos de las personas que los rodean. Recuerden que las acciones, las conductas, no son sino el fruto de las emociones y pensamientos que una persona posee internamente. Antes de que las conductas puedan afectar al mundo físico, los pensamientos y los sentimientos ya han estado trabajando un tiempo suficientemente largo.
Principio esotérico: lo sutil mueve a lo denso.
Ahora bien, dándonos cuenta del enorme poder que puede alcanzar un ser humano cuando sus emociones y pensamientos están siendo enfocados sobre algún aspecto particular de su vida, nos abrirá las puertas a una de las claves más grandes que la metafísica haya podido enseñar: lo sutil mueve a lo denso; un principio muy antiguo, que aunque forma parte de las cátedras más elementales de metafísica, aún no ha sido entendido en su correcta profundidad y mucho menos aplicado, atendiendo a la dinámica de las fuerzas en los mundos sutiles.
Permítanme entonces mencionarles, que si el ser humano posee, en forma disociada, sus pensamientos de sus emociones, será preciso enfocarlos en la misma dirección sobre el mismo objeto o sobre la misma circunstancia que se desee cambiar. Una vez que las energías del ser humano han sido puestas en funcionamiento, se crea un lazo entre las fuerzas sutiles del individuo, con las circunstancias, el objeto, o la persona sobre la cual están incidiendo las energías; lo que ocurre, espiritualmente, es que estas corrientes de fuerza envuelven, literalmente, al objeto en cuestión; una vez envueltas, la naturaleza propia de las fuerzas empezará a trabajar sobre los cuerpos o aspectos sutiles de la persona o circunstancias sobre la cual se está trabajando. Si por un esfuerzo propio de la voluntad de la persona, las fuerzas se mantienen el suficiente tiempo enfocadas sobre lo que se desea, será inevitable que un cambio se dé en el mundo de las formas, es decir, en el mundo material.
Dentro del camino de los estudiantes, poco a poco, cada uno de ustedes se va dando cuenta de que ejerce un cierto dominio sobre las circunstancias que rodean su vida; en una primera instancia, cuando el discípulo empieza a andar sus primeros pasos, observa la increíble complejidad y riqueza de las fuerzas que lo rodean, entiende, que hasta ahora, él ha sido tan sólo un títere movido por fuerzas ajenas a él, entiende que su vida no ha sido sino el resultado de fuerzas bajo las cuales él no tiene ningún control.
Las pruebas del camino.
Más adelante, a medida que toma las riendas de su vida, observa que, de pronto, algunas circunstancias cambian intempestivamente forzándolo a tomar decisiones o a aprender ciertas lecciones que muchas veces son dolorosas; se habla entonces de las pruebas del camino, se habla de que el discípulo está siendo probado, se habla de que el estudiante está limpiando su camino, borrando su karma, probando su voluntad. Lo que energéticamente está pasando, es que la voluntad del estudiante ha despertado y empieza a reacomodar las fuerzas que se encontraban en desorden en su campo energético, esto provoca, inevitablemente, cambios en las circunstancias de su vida y en las conductas de las personas que lo rodean; muchas veces el estudiante se ve enfrentando a su misma familia sin que él pueda explicarse cabalmente a qué se debe el cambio de conducta de ellos. La respuesta está en que ellos no cambiaron, simplemente están respondiendo a los cambios que se han efectuado en las energías del discípulo; en todos los casos, lejos de alarmarse, no es sino un síntoma de que el estudiante ha empezado su camino, sus fuerzas se están reacomodando, su aura está cambiando y, por lo mismo, su vida se está alineando a los deseos de su voluntad superior.
El desplazamiento del asiento de conciencia.
Esto, sin embargo, no dura eternamente, llega un momento en que el aura del discípulo está totalmente uniforme, su asiento de conciencia, aunque ha iniciado un desplazamiento, lo está haciendo hacia el centro de su capullo astral, y, por lo mismo, las fibras que está activando no se desactivan, sino por el contrario, se está activando una mayor cantidad cada vez. Esto, por supuesto, es distinto a decir que existe un desplazamiento lateral en el asiento de conciencia que desactiva algunas de las fibras que mantenía trabajando anteriormente y activa otras, produciéndole un cambio en la percepción de su vida, y, por lo mismo, una inconsistencia en su conducta que produce reacciones negativas en el mundo material.
El discípulo, una vez que ha logrado que su asiento de conciencia empiece a moverse hacia el centro del capullo astral, entiende perfectamente las conductas de las personas que lo rodean y en ningún momento pierde él su centro, mantiene el control de las situaciones, y sus pasos los dirige en forma firme y segura hacia donde su voluntad espiritual le va marcando. A medida que una mayor cantidad de fibras del capullo astral están siendo activadas, existe un mayor control de la situación en el mundo de las formas, esto se debe a que la persona cuenta ahora con una mayor cantidad de recursos y su voluntad tiene una influencia directa sobre una mayor cantidad de objetos o personas en su vida personal, su capacidad de ayuda crece, y su capacidad para resolver los problemas o dificultades que se le presenten, igualmente va creciendo, todo esto, gracias a ese movimiento que está teniendo lugar en su conciencia.
El control sobre los aspectos sutiles del mundo material no puede ser fácilmente entendido mediante consejos, tiene que ser vivido, experimentado, tienen que verlo y sentirlo por ustedes mismos, es, por esta razón, que en esta práctica, les pediré que elijan tres aspectos o personas que en sus vidas personales consideren como obstáculos o problemas para poder llevar la vida que ustedes desean; esos tres aspectos o personas deberán trabajarlos de la siguiente forma:
Práctica.
Centrados en su más alto nivel de conciencia, en profunda meditación, elegirán cuál es el cambio que ustedes desean provocar, que sea armónico tanto para las personas como para ustedes, que produzca beneficios en todos los niveles y que sea positivo para que la Voluntad Divina pueda ser ejercida en la tierra, y una vez que determinen exactamente qué tipo de cambio desean efectuar, harán la siguiente práctica.
1.- En primer término, durante un periodo de tres días, envolverán a la persona o a la circunstancia con un rayo de energía azul. Durante diez minutos trabajarán sobre esa persona o circunstancia envolviéndola totalmente con el rayo de energía azul y no harán sino esto.
2.- En los siguientes tres días, el objetivo será visualizar la circunstancia o persona cambiada tal como ustedes desean cambiarla, la visualizarán lo mejor posible y lo harán, igualmente, durante diez minutos. La energía azul se mantendrá como un capullo protector, mientras que internamente la imagen está siendo cambiada por ustedes. Imaginen una esfera de color azul formada por su propia energía y adentro la escena cambiando de acuerdo a como ustedes desean cambiarla.
3.- Los próximos tres días observarán lo siguiente: Visualizarán completamente armonizada la situación, y harán que dentro de la burbuja, empiece a emanarse un color amarillo y rosado, la imagen deberá tornarse amarilla y rosa, todo esto dentro de la burbuja azul.
4.- Finalmente, el décimo día, trabajarán ustedes con esa burbuja tal como la dejaron, con la imagen en amarillo y en rosa, y romperán la burbuja haciendo que la imagen crezca y visualícenla exactamente tal como si estuviera en el mundo material.
Todo esto les tomará diez días, utilicen los primeros diez días del mes para la primera circunstancia o persona que deseen cambiar; los siguientes diez días para el segundo caso que ustedes hayan elegido, y los últimos diez días para el tercero. Es importante que no pierdan un solo día, y también es importante, que una vez terminados los diez días de uno de los casos, se olviden totalmente de él y atiendan específicamente el segundo. Igualmente, cuando toquen el tercero, deben olvidar totalmente y eliminar el deseo de seguir trabajando sobre los primeros dos.
Esto, como experimento que es, deberán hacerlo en un estado de ausencia total de emociones; por más angustioso que sea el problema, por más desesperada que ustedes sientan la situación, esto es únicamente una lección más que están llevando dentro de su vida de estudiantes.
La práctica anterior, de disociarse para controlar sus emociones, deberán aplicarla para que los problemas, por más grandes que éstos sean en sus vidas, no entorpezcan el trabajo que van a desarrollar como estudiantes de la luz.
Tomen control de sus vidas.
Quisiera agregar una visión que ustedes deben tener presente en todo momento:
Un estudiante de la luz pasa por la tierra como pasa un estudiante por la escuela, cada día que amanece es una lección nueva que deberá aprender, cada problema que enfrenta es un aspecto de esta lección; en ningún momento, bajo ninguna circunstancia, ninguno de los aspectos que ustedes llaman problemas personales debe alterar su estado emocional. Si los problemas afectan a terceras personas causándoles un dolor a ustedes, nunca olviden que esos seres que comparten su vida con la de ustedes, son también estudiantes de la vida y están también aprendiendo sus propias lecciones, y aun cuando no sean discípulos conscientes de esta enseñanza, en alguna área de su espíritu la lección está teniendo efecto. Bajo ninguna circunstancia deben dejar que los problemas manipulen sus vidas e influyan en sus decisiones espirituales, recuerden que la vida que están llevando es el fruto de las acciones que ustedes han tomado en el pasado, el sendero espiritual es el sendero que les permite tomar un control total, completo, sobre sus vidas personales.
La disociación emocional.
La disociación emocional es indispensable para no perder el contacto con la conciencia espiritual más alta que el estudiante puede tener. La tierra no es sino un campo de entrenamiento, una escuela a donde todos bajamos alguna vez para aprender a manejar nuestras vidas personales, a enfocar nuestra voluntad y a hacernos cocreadores de Dios Infinito; no se llega a colaborar con la Voluntad Divina siendo un títere de las fuerzas, necesitamos aprender a dominarlas, y esta práctica les enseñará el poder de la voluntad, les enseñará el poder que todo ser humano tiene para trabajar sobre los aspectos de su vida.
Para aquellos de ustedes que sienten que estas prácticas puede ser que no funcionen en sus vidas personales, les recuerdo que ninguno de ustedes es especial, todos son exactamente iguales, estudiantes que buscan seguir el camino al ascenso espiritual; ninguno de ustedes debe pensar, que por alguna circunstancia o razón, lo que hemos dicho no se aplica a sus vidas, seleccionen ustedes tal como mencioné, los tres aspectos más importantes que consideren que deben cambiar y trabajen con toda la voluntad que un discípulo debe tener para hacerse acreedor a una mayor cantidad de conocimiento.
Así pues, me despido, deseándoles que cada paso de sus vidas, los acerque cada vez más hacia su Amada Presencia. Que cada palabra, que cada acción, que cada pensamiento o sentimiento, no sean sino un fiel reflejo de la Voluntad Divina expresada a través de ustedes.
6. LA BÚSQUEDA DEL MUNDO INTERNO.
La historia de la humanidad es una historia de conquistas, de permanentes ascensos hacia horizontes más amplios de comprensión universal; han quedado atrás los años cuando la mente inconsciente del hombre volteaba al cielo y se preguntaba quién era él y quiénes eran esos objetos brillantes que se observaban en el cielo. El hombre creció e investigó, y sus hallazgos marcaron el inicio de toda una gran enseñanza.
La dualidad de los mundos.
Cuando el hombre abrió sus ojos al mundo descubrió al universo y empezó a interaccionar con el resto de las cosas creadas. Y cuando el hombre cerraba sus ojos, un mundo misterioso se abría dentro de sí, su mundo interior, un mundo que hasta la fecha se resiste a ser explicado, se resiste a poder ser compartido, se resiste a la investigación, y en esta dualidad de mundos en que el hombre creció, sólo el mundo externo pudo ser explícitamente compartido entre todos, mientras que el interno fue siendo relegado para un tiempo después. La humanidad no había alcanzado el nivel apropiado de conciencia que le permitiera descubrir las leyes y los intrincados mecanismos que gobiernan a ese mundo interno, por eso, el hombre postergó su investigación hasta encontrar un mecanismo adecuado que le permitiera introducirse a ese nuevo campo de su experiencia personal.
Las experiencias internas son individuales.
El conocimiento que no puede ser compartido es un conocimiento únicamente personal y, como tal, carece de los fundamentos que se precisan para ser aceptados por el resto de los seres humanos; las experiencias internas son individuales y los principios que las rigen son específicos de cada persona. Hablar de leyes rígidas, inflexibles, es hablar únicamente del mundo externo, pero cuando entramos en ese maravilloso mundo interior humano, el hombre se convierte en Dios y dicta sus propias leyes, por esta razón, las verdades son personales, los descubrimientos son individuales y el avance en ese sendero se realiza únicamente por la persona que ha iniciado ya su estudio.
La genética cósmica.
Cuando iniciamos esta serie de sesiones introdujimos, en diferentes ocasiones, el concepto de síntesis y nos esforzamos en entender, que más allá de las formas, de las palabras, de los conceptos, más allá de todas las actividades que la especie humana desarrollaba, se encontraban unos cuantos principios reguladores de la conducta terrestre. Encontramos que el impulso que guía desde adentro a cada ser humano, no es otro más que la manifestación de su propia fuerza de evolución, de esa semilla que internamente motiva a una serie de cambios que impulsa al hombre a alcanzar su máxima evolución. Hablando de la genética cósmica, el plan seguido por la especie humana es un plan grabado desde el inicio de la creación, las diferentes formas o manifestaciones que toman las actividades del hombre, no son sino intentos para lograr manifestar y alcanzar ese estado de perfección que está grabado en su código genético. Buscar la síntesis es justamente descifrar el misterio de la génesis del hombre.
Con ojos abiertos se observan las formas y con ojos cerrados se percibe la síntesis.
Cuando ustedes abren sus ojos y observan al mundo, es como si una hoja de un gran árbol abriera sus ojos, observara a las demás ramas y hojas del árbol, observara al tronco del árbol y tratara de estudiar a qué reino pertenece. Cuando cierran sus ojos y se sumergen en su mundo interior, es como si esa hoja cerrara sus ojos y empezara a explorar los conductos que la mantienen unida al tronco y a la raíz de ese gran árbol a que pertenece. Con los ojos abiertos se observan las formas, con los ojos cerrados se percibe la síntesis. Mirar al mundo es conocer las cosas desde afuera, mirar hacia adentro es empezar a comprender el mundo de las fuerzas, el mundo de los impulsos espirituales.
Ahora, después de tantas reuniones que hemos celebrado juntos, empezamos a comprender mejor cuáles son esos caminos ocultos que nos están enlazando, a ustedes, como discípulos, con nosotros como instructores. Las verdades que antes únicamente eran escuchadas y percibidas desde afuera, ahora empiezan a tomar otro sentido, a despertar riquezas ocultas, a extraer del fondo de sus almas las semillas de su propia génesis y, poco a poco, no en el lenguaje de las palabras, sino en esa sutil comunicación que empieza a vibrar de espíritu a espíritu, empezamos a hablar ya el mismo lenguaje. Las chispas luminosas que adornan sus cuerpos energéticos han crecido y empiezan a romper el cascarón de las energías áuricas para entrar en contacto con el majestuoso océano de fuerzas cósmicas que rigen y dirigen la evolución de los mundos.
Cómo convertirse en un hijo del cielo.
El ser humano que se conecta a esa marea cósmica deja de ser un hijo de la tierra para convertirse en un hijo del cielo, deja de estar sujeto a las fuerzas de la tierra, para someterse a las fuerzas divinas, ha terminado su preparación y alcanza la graduación dentro del primer capullo cósmico de vida, la tierra, ha roto el cascarón, y como si fuera un polluelo empieza a desplegar sus alas para emprender el vuelo hacia otros horizontes, se despega de todas las pasiones, de todos los sentimientos que lo identifican y atan a la tierra y empieza a asomarse a otro mundo, a un maravilloso universo poblado de seres libres que han comprendido su destino glorioso; no hay necesidad ya de permanecer dentro de los confines de ese primer huevo cósmico del cual nacieron, la tierra los protegió mientras eran pequeños, pero ha llegado el momento de abandonar el nido y entonces, el ser enfila su camino hacia el universo, esa casa del Padre de donde partió tiempo atrás convertido en germen y ahora regresa florecido.
Cada uno de ustedes está siguiendo el mismo trazo en el mapa de la creación, cada uno de ustedes no es sino un ejemplo más del maravilloso Jardín del Edén, cuyas flores flotan en un permanente retorno hacia el Padre, y siglos vendrán, como siglos se han ido, y en la maravillosa danza cósmica de las semillas que descienden y las flores que suben, se ven envueltos todos los seres de la creación en un eterno flujo y reflujo, en un ciclo permanente de vaivenes cósmicos; y cuando se observa este panorama ante los ojos del espíritu que empieza a asomarse a estas manifestaciones de la vida Divina, el éxtasis envuelve al ser y le hace comprender, sin palabras, sin razonamientos, sin argumentos, que Dios es la síntesis suprema de todas las inteligencias cósmicas, que su manifestación es múltiple y que cada uno de nosotros formamos parte de su gran ser, pertenecemos a esa danza cósmica y nuestra conciencia no es sino una pequeña gota dentro de ese mar infinito que es el TODO.
¿Dónde se localizan esos pequeños problemas terrestres que inquietan las mentes de quienes aún no han podido abrir el cascarón?. Esos procesos llamados problemas no son sino la materia prima que endurece los músculos espirituales, que templa el espíritu incipiente dentro del cuerpo físico, para que, tarde o temprano, sus alas adquieran la fortaleza necesaria que le permita romper el cascarón. Las pequeñas visiones del hombre que no puede ver más allá de su pequeño ciclo de vida, que vive cada instante como si fuera el último porque no comprende la inmortalidad de su espíritu, que lucha y se afana pensando que lo que sus ojos ven desaparecerá el día que él muera; todos esos procesos no son sino la manifestación de las mismas fuerzas cósmicas actuando en la escala del microcosmos.
La verdadera vida del espíritu reside en el interior.
Y los seres humanos se empeñan en mantener abiertos los ojos y en seguir explicando al mundo de las formas, pero, poco a poco, de la misma manera como las especies de animales fueron evolucionando hacia nuevas y mejores condiciones de vida, de la misma forma, los seres humanos irán comprendiendo que la verdadera vida del espíritu reside dentro de ellos y que el mundo exterior no es sino un campo de entrenamiento que debe ser utilizado para fortalecer sus seres espirituales, y que toda experiencia debe ser asimilada en su mundo interior, que su percepción de las cosas que ocurren en el mundo de las formas, debe ser introyectada y traducida a enseñanzas de síntesis, a enseñanzas que le permiten despejar el camino que lo lleva hasta esa matriz cósmica de donde partió.
El secreto de la enseñanza de síntesis.
Este es el secreto de la enseñanza de síntesis, ésta es la razón del porqué del empeño de que se preparen captando la síntesis de todas las cosas; el lenguaje que se habla en los reinos del espíritu va más allá de las palabras, va más allá de las imágenes, es simple y pura luz diáfana que proviene de las esferas más internas del espíritu. ¿Qué importa que no puedan ser puestas en conceptos las leyes que rigen la creación divina?, ¿qué importa si después de una meditación tan sólo les queda la sensación de haber participado en algo muy grande, pero que es incapaz de ser descrito y participado a otras personas?, ¿qué importa, si todos esos momentos les están sirviendo para conectarse a la fuente divina de la energía primera?
Llegar más allá de donde han llegado otros es entender el esfuerzo de la evolución de la especie humana; cada generación hereda las conquistas de sus predecesores y a ustedes les toca llegar hasta donde nunca ha llegado el hombre anteriormente, y entonces, dejar como herencia a la siguiente generación sus propias conquistas. Cada vez que un ser humano traspasa el portal del contacto interior divino, una corriente de fuerza viaja a través de él y se pone a disposición de toda la raza humana como parte de la maravillosa sabiduría del inconsciente colectivo; estando al alcance del resto de los seres humanos, ellos podrán, a su vez, intentar rebasar esos nuevos límites a los que ha llegado el último hombre y, poco a poco, el sendero del retorno se va recorriendo; poco a poco, la evolución del hombre va alcanzando a ese arquetipo humano con que fue creada la especie, el molde empieza a dar frutos en los seres humanos que se encuentran más aventajados.
La Luz Divina desciende como las cascadas que bajan a través de las montañas, no importan los obstáculos, no importan los problemas, la luz bajará y descenderá hasta el valle en donde moran los bellos durmientes, llegará y regará con las mieles del conocimiento y de la energía Divina, las conciencias aletargadas de los hombres, y el jardín florecerá como ha florecido hasta hoy, y las flores abrirán sus pétalos, y sus corolas, extendidas al sol, empezarán a flotar y a flotar tomando el camino del retorno. Ese es el destino de toda la raza humana, esa es la misión a la cual todos hemos venido, ese es el plan cósmico descrito en breves palabras, ahora sólo nos toca hacerlo realidad en cada uno de nosotros.
Mis bendiciones quedan en todos ustedes. En el nombre de mis Hermanos de Shamballa, hago llegar hasta ustedes la luz divina con que se envuelve a todos los servidores de la luz.
7. FENÓMENOS ESTELARES.
Hoy se inicia un nuevo ciclo de instrucción, una nueva etapa en la evolución de todos ustedes. La tierra pasa nuevamente por un punto en el que las energías solares reinician un ciclo espiritual.
Como cosa interesante les comentaré que, a medida que la tierra va circulando alrededor del sol en su órbita elíptica, va trazando una línea imaginaria entre el sol, la tierra misma y una de las constelaciones del zodíaco. Esta alineación entre un signo zodiacal, la tierra y el sol, produce, en los seres humanos, fuerzas que son reproducidas, incluso a niveles atómicos, dentro del cuerpo físico del hombre. El influjo de estas fuerzas afecta, primero, a los cuerpos superiores, provocando pequeñas corrientes de energía, espiritual primero, eléctrica después y, finalmente, bioquímica, que producen cambios, a nivel energético en los cuerpos superiores y, a nivel físico, en el cuerpo orgánico del hombre, de tal forma que, al completarse un ciclo solar, cada una de las constelaciones ha impreso un cierto resultado sobre las líneas de fuerza que circulan dentro de los cuerpos humanos.
Redes energéticas.
Al paso de los años, estos patrones de circulación energética van dejando impreso en el cuerpo etérico del hombre, ciertas rutas que son activadas cada vez que la tierra pasa por el mismo punto, es como si el cuerpo etérico tuviera una red de carreteras por donde circulan las energías y estuviese dividido en 12 porciones, cada una de las cuales se ve activada cada vez que la tierra cruza por alguno de los puntos zodiacales; pero, a medida que el ser humano va haciendo un trabajo sobre sí mismo, otras líneas de fuerza, otros patrones de circulación se van activando y de esta manera se enriquece el contacto entre el cuerpo físico, el cuerpo etérico y los vehículos superiores. Cuando el contacto es suficientemente fortalecido, podemos decir que el cuerpo físico está perfectamente alineado a los vehículos superiores; de esta manera, el hombre se transforma en un instrumento útil a la Voluntad Divina, que no es otra cosa que la materialización de esas mismas energías cósmicas que están llegando a la tierra en cada instante.
Repercusiones mutuas.
Los fenómenos estelares tienen una repercusión en los vehículos etéricos del hombre; igualmente, los fenómenos humanos tienen una repercusión en las fuerzas cósmicas siderales. Lo sutil mueve a lo denso, dice un antiguo principio hermético, pero el mundo de las formas tiene un libre albedrío que puede modificar alguna de las causas de los mundos sutiles. Aunque esta frase tiene un profundo significado esotérico, es conveniente que la mediten para que, a nivel intuicional, obtengan algunas claves sobre cómo funciona la iluminación y la ascensión de los hombres, cuando han llegado al nivel adecuado de evolución.
Decíamos que se ha iniciado un nuevo año, un nuevo ciclo escolar; ustedes habían iniciado una instrucción especial encaminada a familiarizarse con las fuerzas de Shamballa; fueron admitidos y, como grupo novicio, es importante que entiendan algunas de las responsabilidades que implica el ser discípulo directo de Shamballa.
La manifestación del rayo natural.
Uno de los aspectos importantes es que los discípulos son entrenados, en las primeras etapas, para que su rayo natural empiece a manifestarse. Durante la primera fase de instrucción, a los discípulos se les va preparando para que esas tendencias naturales que cada uno tiene en su ser interior, vayan predominando sobre el rayo de la personalidad, es decir: el rayo del alma, aquel que dirigirá su evolución espiritual, debe aflorar y tomar un papel predominante sobre el rayo de la personalidad que, a fin de cuentas, es quien los ha traído hasta este portal de entrada. Una vez que el rayo del alma ha sido manifestado sobre el rayo de la personalidad, cada uno de los discípulos pasará a formar parte del ashram personal de alguno de los instructores de los rayos.
El ingresar como grupo dentro de las filas de Shamballa les da a ustedes una prerrogativa especial; la fuerza del grupo, definitivamente, les permite un trabajo acelerado sobre sus cuerpos superiores, a la vez que les da entrada a secretos más altos, de mayor profundidad, en cuanto a la instrucción espiritual. Sus luchas personales, sus conflictos internos, no son otra cosa que una manifestación de esa evolución acelerada que se está presentando, por el hecho de verse sometidos a intensas descargas de energía sutil, cuyo propósito fundamental es, precisamente, el alineamiento entre su voluntad humana y la Voluntad Divina. Cada una de las palabras que nosotros enunciamos, va encaminada a cierta área de su personalidad, a la vez que busca despertar ciertos sectores de su conciencia espiritual para que, finalmente, se dé ese enlace que todos deseamos y que no es sino el principio del antakarama. Por todo esto, siento un especial placer de poder instruirlos en estas primeras sesiones de su instrucción.
Mi responsabilidad actual ante la civilización, corresponde precisamente, a la preparación del material que deberá catalizar la evolución de la humanidad para llevarla al siguiente nivel de elevación. Como ustedes verán, la humanidad presenta aún fuertes contrastes entre los diferentes pueblos y sus evoluciones; es preciso estudiar cuidadosamente el material y la forma en que se presentará a cada una de las sociedades que hoy pueblan la tierra. En el caso de ustedes en donde el ambiente es propicio, en donde la política, la economía y la tranquilidad social, permiten que este trabajo se desarrolle con la debida naturalidad, y limpio de las inquietudes naturales que surgen en pueblos convulsionados por la guerra, es preciso que el trabajo sea arduo y que la labor sea incansable.
La fuerza de la palabra espiritual.
La difusión de la enseñanza, esotéricamente hablando, consiste en la inyección de nuevos conceptos en aquellas mentes iluminadas, que les permita alinearse con esta fuerza que hoy está llegando a través de ustedes, hacia toda la comunidad hispana de América, es decir: Comunicación Cósmica, la revista a través de la cual nos manifestamos y hacemos presentes ante la sociedad de discípulos de luz de toda América, tiene una misión gloriosa, magna, que debe estar a la altura, precisamente, de todo lo que nosotros estamos dando. La fuerza de la palabra espiritual se manifiesta directamente en la mente de cada uno de los discípulos, cuando, en el momento de su lectura, sus células cerebrales van despertando y alineándose con esos recuerdos dormidos, latentes, que han heredado como parte de la humanidad consciente del planeta. Deben saber, que cada una de las frases, cada uno de los conceptos, cada una de las imágenes que nosotros describimos en palabras, funcionan como puntas de lanza en las mentes de todos aquellos que están a punto de despertar y que poseen unos pasados gloriosos, espiritualmente. Conciencias dormidas, discípulos prestos al trabajo espiritual que aún no han alcanzado a escuchar la voz del espíritu, serán rápidamente despertados a través de estas palabras.
Muchos profetas han llegado a la tierra, algunos se visten con ropas femeninas y algunos otros con ropas de hombre; algunos hablan de ovnis, otros hablan de evacuaciones mundiales, otros más, hablan de que el mundo terminará sus días; muchas voces se alzan sobre la superficie de la tierra queriendo alertar al mundo de la hora tan importante que se está viviendo. Comunicación Cósmica hace un alto en el camino, aquieta las aguas del saber espiritual, disipa las angustias, tranquiliza los corazones y, lentamente, como si fuera una antorcha de luz que empieza a iluminar las oscuras conciencias espirituales humanas, va haciendo la claridad en las mentes de los discípulos.
No puede haber evolución ahí en donde el temor y la angustia de un futuro incierto se han sembrado; es preciso que la paz, la armonía y la actividad espiritual serenen la mente del iniciado, para que la luz pueda reinar plácidamente y encienda la antorcha el maestro interior; por eso nuestra palabra debe llegar lejos, por eso la luz de nuestros mensajes debe llegar a todos los rincones del planeta, por eso, ahora que este grupo tiene la gran oportunidad de trabajar en paz, sin ningún otro obstáculo que el que las mismas circunstancias personales de cada quien va poniendo, es preciso trascender sus pequeñas vidas para entregarse de lleno a esa gran vida universal, cuyo cuerpo de manifestación es la humanidad.
Asombra ver, cómo las pruebas de los discípulos se transforman en montañas inmensas ante los ojos de aquellos que se ven envueltos en el maya y el espejismo; pequeñas nubes que de momento nublan el horizonte de los ojos del discípulo, son transformadas en obstáculos insalvables por la misma mente del estudiante; las pequeñas resistencias que cada uno siente en sus vidas, no son sino el fruto del mismo esfuerzo que están haciendo por elevarse por encima de ustedes mismos. No puede haber ascenso sin problemas, no puede haber caminata sin cansancio, no se puede llegar a la cima sin antes haber recorrido el sendero que conduce hasta ella. Tal vez los pies se cansen, pero se robustecen; tal vez sus ojos se llenen de lágrimas en algunos momentos, pero limpiarán su espíritu; tal vez sus manos sientan algunos rasguños, pero se endurecerán y se harán más diestras para el trabajo espiritual; quizás sus ropas no lleguen tan blancas a donde nosotros queremos traerlos, pero aquí les daremos otras que permanecerán limpias eternamente.
Hace muchos años un discípulo aconsejó:
"PON TUS OJOS EN LA LUZ Y OLVÍDATE DE TI MISMO".
El profundo significado de esta frase es totalmente aplicable a los discípulos que están viviendo problemas que entorpecen el camino espiritual. Cierren sus ojos, capten esa luz que proviene de su ser más interno y aférrense a ella en la misma forma como el náufrago se aferra a una tablita salvadora; en la misma forma como el niño toma a su mamá cuando se ve asustado; en la misma forma como el discípulo toma las manos de su Maestro y se cobija bajo su mirada llena de amor.
Tenemos que entender que la filosofía espiritual, el camino que ustedes han decidido tomar, es un sendero glorioso sin duda, pero no está exento de peligros; es un camino que lleva a la luz, pero cruza por muchos valles obscuros; es el sendero que les permitirá conseguir la paz y la felicidad, pero no los aislará de las condiciones del mundo en que viven. El discípulo vive en dos mundos, el mundo físico, el de las formas, el de los cuerpos, el que sufre de enfermedades y carencias, el mundo de las relaciones humanas, el mundo de las desilusiones y de los afectos terrenales, el mundo del dinero, el mundo de la comodidad y también del dolor y del sufrimiento, el mundo de las enfermedades, el mundo de las complacencias y de los placeres sensuales.
El iniciado debe triunfar en ese mundo y poder llegar a controlar todas esas fuerzas contrarias, pares de opuestos en juego, eternamente, ciclos de vida que llegan, florecen y se van; etapas fisiológicas, edades cronológicas, altas y bajas, amistades que se ganan y se pierden, todo eso debe controlar el iniciado para que el otro mundo, ese mundo interior, empiece a florecer y a crecer, ese otro mundo en donde el iniciado reside internamente, siente que el mundo de las formas es hostil y peligroso y, entonces, el discípulo aprende a conocer su casa interior por mundo interno, al que sólo él puede llegar, a donde no pueden llegar los odios, las desarmonías, las desavenencias, las desilusiones, los maltratos y las carencias que el mundo físico les proporciona.
Aprender a manejar energías etéricas y astrales.
Pero hay otra enseñanza que le revela al discípulo, que esa pequeña casa interior en donde se refugia cada vez que el mundo físico le ofende o lastima, en realidad, es infinitamente más rico; su casa interior tiene ventanas y tiene puertas, es preciso que las abra y que penetre en la riqueza de ese mundo interno; es preciso que crezca y deje de mecerse en su cuna exterior; es preciso que salga y conozca que el mundo interior está poblado por maestros, por instructores, por escuelas, por grupos de hermanos que han sabido, igualmente, vencer y controlar las vicisitudes de la vida física; es preciso que aprenda a moverse y a educarse a sí mismo en su mundo interno; es preciso que entre en contacto con su maestro interior y, por qué no, que aprenda, igualmente, que existen peligros, que existen también dificultades y que, inevitablemente, tendrá que pasar por conflictos de orden espiritual muy diferentes a los que antes llenaban su mente.
Es importante que aprenda a trabajar con las energías etéricas y astrales, que entienda que las grandes fuerzas cósmicas que circulan por la atmósfera del planeta, afectan igualmente, sus cuerpos etéricos y astrales, en la misma forma como las tormentas y los ciclones afectan a su cuerpo físico; que aprenda a buscar refugio internamente, cuando esas oleadas de energías astrales se desencadenan formando verdaderas tormentas y ciclones en los mundos sutiles. Es preciso que entiendan que este otro mundo interior es infinitamente más rico que el mundo de las formas en donde antes se movían.
Los deseos del año nuevo.
¿Qué puedo decirles en este primer mensaje del año?. A todos ustedes que hoy pasan por problemas, a todos ustedes que están viviendo conflictos internos, a todos ustedes que de pronto sienten flaquear sus voluntades y esperanzas y que claman desesperadamente por una luz que ilumine internamente sus decisiones, a todos ustedes les digo:
Sigan adelante, no detengan sus pasos porque en su glorioso camino han visto atravesar una pequeña nube que momentáneamente nubla el horizonte, aprendan a caminar por encima de sí mismos, aprendan a cerrar sus ojos físicos y a colocar su vista espiritual en la luz, ánclense con ese gran propósito universal que los llevará invariablemente hacia la total realización de su ser interior.
Con esos mismos ojos espirituales voltéense a ver y vean su pequeña personalidad luchando desesperadamente por mantener el dominio de su voluntad, véanse grandes y gloriosos con ese pasado lleno de heroísmos, con ese futuro que se abre luminoso y, entonces, en medio de esa grandeza, en medio de esa luz que los ilumina desde su pasado remoto hasta su futuro glorioso, bendigan a su personalidad y denle gracias porque les ha permitido llegar hasta aquí, y, entonces, habiendo hecho unidad con su maestro interno, elaboren un plan, acciones concretas surgiendo de esa voluntad que no vacila, surgiendo de esa luz que no parpadea, surgiendo de esa convicción que ilumina los designios divinos, de la misión personal, y láncense a la conquista de su propio ser.
Este es el camino para resolver cualquier duda, cualquier inquietud, ésa es la luz que los llevará, tomados de la mano, a cruzar el valle de la oscuridad, el valle de los espejos, el valle de las sombras, el valle del espejismo y de la ilusión.
Sigan adelante y no detengan sus pasos porque acá hay alguien que los espera. Mis bendiciones quedan en ustedes y en el nombre de Shamballa, de nuestro amado PADRE SOLAR, les damos las gracias por el servicio y les concedemos nuestro amor para que sean acompañados eternamente por la energía que transforma y glorifica.
8. EL TRABAJO DE LA LLAMA VIOLETA.
Soy el protector de la Llama Violeta, el impulsador de las energías renovadoras que actúan en todo átomo de creación en este planeta.
Vamos a ver cómo trabaja la llama cuando es invocada para propósitos de justicia y de amor; hoy vamos a ser testigos del maravilloso poder de esta llama.
Estamos en un nuevo ciclo. Es el momento de acercarnos a nuevos horizontes a donde sus mentes pudieran asomarse y percibir la grandeza de la enseñanza que están recibiendo. Es el momento de crecer, es el momento de olvidar sus pequeñas personalidades para fundirse totalmente en la inmensidad del espíritu.
Dijimos que el camino que estamos siguiendo, si bien no los aparta de los problemas, les permite encontrar las claves maravillosas para resolverlos de la manera más armónica y perfecta posible. Hablamos de que sus pies se cansarían, sus manos se lastimarían y sus ropas, tal vez, no llegaran ni blancas ni enteras, pero, también dijimos, que todo eso labraría sobre ustedes la más bella corona que un ser espiritual puede alcanzar y seguir, como premio, a los triunfos que sobre él mismo ha logrado. Por eso hoy estamos aquí, por eso ustedes vienen, cada vez que les corresponde, a una cita con nosotros y, por eso también, nosotros, por amor y por el servicio al cual estamos dedicados, asistimos y nos mezclamos entre ustedes para que perciban nuestras presencias y para participarles algo de lo mucho que existe en estos planos.
El rayo violeta corresponde a la capa más interna del ser.
La llama violeta es un rayo de energía pura proveniente de las altas esferas de la creación del Padre. Deben saber que el Logos Solar es el manantial de donde surgen los 7 rayos, que no son sino un reflejo de los 7 rayos que son emanados del centro de nuestra galaxia. El Logos Solar, a través de sus diferentes capas de manifestación, emite estos 7 rayos y, siendo el violeta el séptimo, corresponde a la capa más interna de su ser; de ahí extraemos esa esencia maravillosa que, cuando trabaja, se transforma en un torbellino y es capaz de acelerar la frecuencia de vibración de los electrones y de las partículas atómicas que conforman todas las materias de sus cuerpos y del planeta.
Acelerador de vibraciones.
La llama violeta es un acelerador de vibraciones que, por lo mismo, produce, en su efecto, una transmutación de las energías que causan las desarmonías en todos los grados de manifestación de la materia, sólo que la llama violeta no puede ser emanada sin que exista algún propósito especial; la llama violeta no corresponde a la creación actual del planeta, ha sido entregada únicamente para el trabajo de las mentes iluminadas, de aquellos discípulos que se han entregado al camino de la luz, por eso es que esta llama no viene del sol directamente, indiscriminadamente, como lo hacen otras energías, tiene que ser trabajada por decreto o mandato de las mentes entrenadas espiritualmente y, en esta ocasión, vamos a hacer los trabajos grupales y varios trabajos individuales. Lo que haremos será sencillo, desde nuestro punto de vista, pero será sumamente beneficioso para la comprensión de cómo trabaja esta energía para todos ustedes que se encuentran en el camino.
Cómo se trabaja con la llama violeta.
La forma como se debe trabajar la energía violeta consiste en hacerla llevar por cada uno de los chakras de nuestros cuerpos y después enfocarla a través del chakra frontal. A partir de ahora, cada uno de ustedes deberá ejercitar el poder del chakra frontal, porque es este chakra el que justamente permite la salida canalizada de las energías espirituales. Cada uno de ustedes deberá practicar estos ejercicios lo más frecuentemente posible.
Como observarán, el lugar en que nos encontramos tiene en el centro una pequeña pirámide de cristal con el vértice hacia abajo, traten de verla, se encuentra frente a mí y todos ustedes se encuentran en círculo alrededor mío y alrededor de esta pequeña pirámide invertida. Observen los cristales de la pirámide, observen que se encuentra suspendida a cierta distancia del suelo; esta pirámide servirá como un enfocador de las energías que nosotros emanaremos. Ahora bien, quiero que observen, detenidamente, cómo la energía violeta pasa a través mío, iluminando cada uno de mis 7 chakras y después sale a través del chakra frontal para enfocarse directamente sobre la pirámide. Todos ustedes pueden verme de frente, no importa que estén en círculo; recuerden que estamos en otro espacio dimensional.
Ahora bien, observen cómo la energía violeta viene a mí desde algún lugar en el espacio exterior, penetra sobre mi chakra coronario, desciende, vuelve a ascender hasta alcanzar nuevamente el chakra frontal. Observen cómo va iluminando cada uno de mis chakras y, poco a poco, regresa en su ascenso hacia el chakra frontal; traten de verlo, ahora. La energía violeta está saliendo por mi frente, vean lo que pasa en la pirámide, observen el rayo que sale por el vértice de la pirámide. Muy bien, eso es todo. Esta práctica que acabo de mostrarles la harán todos ustedes enfocando sus energías en la pirámide.
Ejercicio personal para ayudar a un hermano.
Ahora, quiero que cada uno de ustedes sienta que la energía violeta entrará por sus chakras coronarios, descenderá por cada uno de sus chakras hasta llegar al chakra sacro, para, posteriormente, ascender nuevamente y enfocarse a través de su chakra frontal. Sus rayos serán emanados hacia la pirámide y de la pirámide se concentrarán para trabajar directamente sobre el cuerpo de algún hermano que tenga necesidad de este trabajo.
Ahora bien, junten sus manos a la altura del pecho, espiritualmente, y atraigan el rayo violeta, en estos momentos; sientan que va iluminando cada uno de sus chakras, siéntanlo, su chakra coronario está encendido. Su chakra frontal está encendido, siéntanlo. Su chakra laríngeo se enciende, sientan la energía. Su chakra cardíaco se enciende, sientan el calor en su corazón. Su plexo solar se enciende, sientan la energía en el plexo solar. Su chakra esplénico, el bazo, se enciende, sientan la energía. Y, finalmente, su chakra sacro se enciende, sientan cómo la energía está inundando todo su cuerpo.
Ahora, ese caudal de energía empieza a ascender, se siente el flujo de energía interior, pongan y centren toda su atención en el chakra frontal y vean la pirámide, ahora sientan que se abre el tercer ojo, sientan que se está abriendo y un rayo poderoso de luz violeta sale de ustedes y se enfoca sobre la pirámide, eso es, todos, he dicho que todos. Concéntrense en su mente, en su chakra frontal, sientan el calor en su chakra frontal. Aquellos que están teniendo problemas, nuestros auxiliares tocarán con sus manos su frente, sientan la presión de sus manos, de sus dedos, en sus frentes y eso les ayudará a enfocar su energía. Así está mejor, no teman, muy bien.
La energía ahora está siendo enfocada sobre la pirámide; vean la energía, ahora, que sale de la pirámide hacia el cuerpo de nuestro hermano. Mantengan la concentración, sientan el flujo de la energía dentro de ustedes, siéntanlo, no pierdan la concentración, manténganse concentrados en sus mentes, en su chakra frontal, sientan como si algo estuviera saliendo de sus frentes. Este ejercicio tal vez les parezca difícil al principio, pero despertará y acelerará enormemente su evolución. Sus 7 chakras están encendidos, trabajando, sientan que sale la energía. Muy bien.
Ahora, cierren su chakra frontal, cierren su chakra coronario, relajen sus cuerpos; están cómodamente sentados, espiritualmente. Observen el color del aura de nuestro hermano, ha sido totalmente transformado, ahora es violeta. Démosle un abrazo a nuestro hermano y despidámoslo, sus problemas serán eliminados.
Repetición del ejercicio.
Ahora vamos a poner todo nuestro interés y nuestra voluntad en llamar a otra hermana, ella está aquí ya con nosotros, parece ser que simplemente estaba esperando el momento, aquí la tenemos, se recuesta bajo la pirámide y la misma operación la repetiremos. Vamos a ver si en esta ocasión, todos son capaces de sentir ese flujo de energía que desciende y que asciende para salir enfocadamente sobre su tercer ojo.
Unimos nuestras manos sobre el pecho, invocamos a la llama violeta y ella se hace presente y el chakra coronario se abre como flor de mil pétalos, maravillosa. La energía sigue descendiendo y abre las compuertas del tercer ojo, se enciende el chakra frontal como una maravillosa flor en la frente. Sigue descendiendo la energía, iluminando todos los conductos por los que pasa, hasta que llega al chakra laríngeo y éste se enciende como una flor que incesantemente gira. Sentimos ese fuego interior, esa llama transmutadora que sigue bajando lentamente y toca al corazón y éste se enciende de una manera maravillosa; fuegos en movimiento, energía de vibración elevada que transmuta cada partícula de nuestros cuerpos y sigue descendiendo la energía hasta llegar al plexo solar y éste se enciende, y al encenderse el plexo solar se ha encendido el centro que regula el movimiento de las energías internas del hombre y todo se activa, espiritualmente, sus conductos se limpian y la energía transita libremente a través de todos los vehículos superiores. Y la energía violeta sigue bajando y toca al chakra esplénico y éste se enciende y, en automático, las energías del metabolismo se regulan; los flujos, los intercambios de energía entre el exterior y el interior del hombre empiezan a ser regulados y armonizados, sentimos el cuerpo totalmente ligero. Sigue descendiendo la energía y el chakra sacro se enciende. En este momento, la energía sexual es transmutada; en este momento, la energía que conecta al hombre con el reino animal es elevada hasta conectarla con el reino angelical. Recuerden que el puente que conduce del chakra sacro al chakra coronario, no es otra que esa cuerda que se encuentra tendida entre la bestia y el superhombre, tal como lo dijera un filósofo de la antigüedad.
Ahora, la energía ha activado los 7 centros del hombre y empieza a subir lentamente, nuevamente, por sus dominios, cerrando el ciclo y llegando ahora hasta el chakra frontal. Abran su tercer ojo y enfoquen su energía sobre la pirámide, ahora. Perfecto. La energía está fluyendo sin interrupción, vean a la pirámide cómo concentra los rayos y se enfoca sobre el cuerpo etérico y astral de nuestra hermana; sientan su influencia, sientan el flujo de energía que sale de ustedes, sientan, en la parte superior de sus cabezas cómo entra la energía; sientan ese chorro pasando a través de ustedes, pongan toda su voluntad, todo su amor, para que esta energía sea debidamente cualificada.
Sanaciones masivas.
Cierren su chakra frontal, cierren su chakra coronario, relajen sus cuerpos y, ahora, vamos a hacer el mismo trabajo, pero por todas aquellas personas que ustedes han conocido y que saben que tienen problemas.
Observen ahora que se encuentran colocados, en círculo, pequeños pedestales de cristal; estos pedestales tienen la misma función que la pirámide anterior. Nuestra función será, ahora, que todas aquellas personas que ustedes deseen trabajar con sus rayos violeta, van a ser llamadas por ustedes y colocadas en el centro de este gran círculo. Cada uno de ustedes se colocará detrás de uno de estos pedestales y tocará con sus manos al pedestal, transmitiendo su energía violeta al mismo. Los pedestales multiplicarán sus energías y se enlazarán unos con otros formando un gran círculo de energía violeta que irá envolviendo, poco a poco, a las personas que se encuentren dentro de él. De esta forma se realizan las sanaciones masivas.
Verificación del resultado.
Un consejo les doy: llamen a aquellas personas, únicamente, que sepan que están sufriendo de algún problema físico, emocional o espiritual y que puedan ustedes mismos darse cuenta que su trabajo ha resultado positivo, es decir, llamen únicamente a personas en las que puedan ustedes darse cuenta de que el trabajo ha resultado.
Esta es una labor de entrenamiento espiritual para ustedes, en la cual haremos un beneficio a aquellas personas que ustedes deseen, pero, básicamente, es un entrenamiento para ustedes, después, cada vez que ustedes gusten, podrán realizarlo con cualesquier persona encarnada o desencarnada, pero, por el momento, nos dedicaremos exclusivamente a aquellas personas a las que ustedes mismos puedan observar si el trabajo ha funcionado. Así pues, llamen ahora a todas esas personas. No olviden a quienes están llamando, ténganlas bien presentes, únicamente a aquellas personas con las que ustedes tienen el suficiente contacto como para darse cuenta que el trabajo ha funcionado. Muy bien, hasta aquí aceptaremos únicamente. Sean disciplinados.
Repitiendo el ejercicio.
Ahora, pongan sus manos sobre el pedestal que se encuentra frente a ustedes y vamos a hacer el llamado a la llama violeta. Sientan cómo la llama violeta empieza a descender en un increíble y majestuoso rayo que proviene del exterior y toca a su chakra coronario y, éste, nuevamente se abre más maravilloso que nunca y empieza a descender con una presión agradable hasta llegar al chakra frontal que se abre inevitablemente, esta vez, más brillante que nunca. Después, el chakra laríngeo se abre, permitiendo que la vibración siga su descenso a través del cuerpo espiritual y sigue descendiendo hasta llegar al chakra cardiaco y éste nuevamente se abre, sentimos la armonía y sigue bajando hasta llegar al plexo solar. El plexo solar se enciende y es ahí en donde se centran y gravitan todas las energías que circulan alrededor del cuerpo espiritual del hombre. Posteriormente el chakra esplénico se enciende y nuevamente las energías se multiplican. Finalmente, el chakra sacro se enciende y un gran flujo de energía empieza a circular a través de todos nosotros. La energía asciende ahora a través de los conductos que ya han sido abiertos, hasta salir por el chakra frontal. Abran su tercer ojo para que ese torrente de luz violeta salga emanado.
Vean ahora la maravillosa manifestación de los pedestales; observen el anillo de luz que se está formando, se ha formado una gran cortina de luz violeta que empieza a envolver a todas aquellas personas que ustedes llamaron y empieza a trabajar, y a trabajar, y a trabajar.
Ahora, observen el influjo de los mantrams, la energía ha empezado a girar formando un torbellino, obsérvenla y siéntanla; no dejen de emanar su energía, concéntrense. Nuestros auxiliares están colocando sus manos sobre la frente de cada uno de ustedes, sientan la presión de sus manos sobre la frente, mantengan su atención, sigan viendo la imagen, no la pierdan, es la energía violeta trabajando en forma de torbellino, ustedes están con el pedestal en sus manos, vean la imagen, no la pierdan.
Muy bien. Cierren ahora su plexo frontal, cierren ahora su chakra coronario, relajen sus cuerpos; el grupo de hermanos que ustedes habían traído ha regresado a su plano de manifestación. Nuevamente regresemos al salón de instrucción.
La armonización de todos los cuerpos.
Muy bien, escuchen con atención lo que voy a decir. Tres puntos son de especial importancia:
lo.- En primer lugar, necesitan un entrenamiento intensivo para enfocar sus energías. La razón fundamental de esta falta de preparación es que todavía no son capaces de vivir en su mundo interior, por eso, es preciso, que, a partir de ahora, sigan un entrenamiento intensivo en el manejo de ese mundo interior.
El siguiente ejercicio les proporcionará las herramientas necesarias para ir trabajando en este sentido, procuren hacerlo durante 10 minutos todos los días. Deberán ser capaces de centrar su mente en el plexo frontal, visualizar que este plexo se abre y visualizar que su chakra frontal, igualmente, se encuentra abierto. Invocarán la llama violeta, la harán descender sobre sus 7 chakras; posteriormente, ascender hasta el chakra frontal y la enfocarán sobre un vaso con agua, sientan que esa energía fluye a través de ustedes durante 10 minutos y que se enfoca en el agua. Posteriormente esa agua la tomarán; además de servir para irradiar y armonizar sus cuerpos, también les servirá para despertar sus chakras de una manera acelerada. Háganlo diariamente.
2o.- El segundo punto que quisiera comentar, es que es importante que todos funcionen como un solo ser y que su vida transcurra apoyándose unos en otros como una gran familia, rueguen por los hermanos que tienen problemas; así pues, no lo olviden.
3o.- Un tercer punto. Hay una antiquísima ley que dice: "Aquél que recibe sin dar, pronto no tendrá capacidad para recibir más y la ley lo apartará del camino". En estos grupos no hay espacio para discípulos que tengan su vaso rebosante de conocimiento, recuerden la clave: el vaso debe estar medio lleno, siempre con capacidad para recibir más, y siempre con capacidad para dar algo; no dejen que su vaso se llene, pero tampoco dejen que se vacíe; no entreguen su vida totalmente al servicio, porque, el dolor de la humanidad es tanto, que vaciarán su copa sin que ustedes se den cuenta; pero, no guarden el conocimiento celosamente, porque su vaso se llenará y, entonces, no habrá un lugar para ustedes aquí en donde todos vienen a llenar sus copas. Así pues, el llamado es al servicio, el llamado es a la unión, el llamado es al trabajo.
9. MUCHOS SON LOS LLAMADOS Y POCOS LOS ESCOGIDOS.
El estudiante de la verdad, el estudiante de Shamballa, considera que estas enseñanzas son un don que únicamente reciben unas cuantas personas de los millones que habitan el planeta. El estudiante consciente sabe el profundo secreto que guarda aquella frase que dice: "muchos son los llamados y muy pocos los escogidos" porque, en estos momentos, ustedes son los escogidos de la humanidad; el llamado se ha hecho a toda la humanidad desde el principio de su historia y unos cuantos atendieron el llamado; esos cuantos son ustedes. Pero, antes de que sus mentes vuelen en direcciones que no son las adecuadas, permítanme también decirles que, considerando únicamente a los discípulos de Shamballa, la misma frase se vuelve a aplicar, sólo que ahora en otro nivel, "muchos son los llamados y muy pocos los escogidos".
Dentro del discipulado de Shamballa ustedes son los llamados, pero, ¿cuántos de ustedes han tomado con la debida importancia, las enseñanzas que han venido recibiendo desde su ingreso a las cámaras internas de Shamballa?. Unos cuantos, muy pocos son los escogidos y ustedes bien lo saben, porque, cuando se apartaron de las multitudes terrestres, ustedes se escogieron a sí mismos, escogieron hacer el esfuerzo por mantener una disciplina de asistencia y trabajo personal, para lograr un cierto grado de superación y eso los ha llevado hasta aquí; sin embargo, ahora que hemos entrado a otra ronda de enseñanza, ahora que han contactado otros niveles de realización espiritual, ahora que empiezan a asomarse a la verdadera esencia del espíritu, nuevamente, la frase vuelve a aplicarse, nuevamente, unos pocos serán los que se escojan a sí mismos y muchos habrán sido llamados.
Una de las cualidades que cada discípulo debe desarrollar, es la de mantener su mente alineada a los propósitos divinos. Cuando el discípulo piensa: ¿cuál será el propósito divino en esta situación? y busca tomar las actitudes o acciones correctas encaminadas al cumplimiento del objetivo divino, en ese momento, todo su ser se alinea a la voluntad divina y sus pasos, inequívocamente, lo conducen hacia la gloria y la realización personal. Muchos son los llamados y muy pocos los que escuchan la voz de su interno.
Cuando el discípulo se aparta de las multitudes y descubre su realidad interior, penetra en un mundo totalmente distinto y se sumerge entre los laberintos que conforman sus deseos y sus razonamientos, caminos opuestos, a veces, y que lo llenan de indecisiones; pero, mientras el hombre no sepa elevarse por encima de las barreras de los deseos y de los razonamientos terrenales, el laberinto seguirá inexpugnable. Mas, cuando el hombre sigue la luz de su intuición, es como si de pronto pudiera elevarse por encima de las paredes del laberinto y pudiera ver claramente el sendero que lo conduce hacia su misión personal, hacia el cumplimiento de los designios divinos en su vida. Por esta razón, la invitación de hoy, es, a sumergirse en su mundo interno para seguir la voz de la intuición, esa voz que habla sin ruidos, que ilumina sin luz, que conduce sin tener un sendero.
Para despegarnos de los razonamientos y de las emociones contrarias, es necesario entrar en contacto con el ser íntimo y escuchar su voz. Pero, ¿cómo trasponer las enormes barreras que la mente ha fabricado a lo largo de la vida?, ¿cómo ir más allá de todo aquello que hoy conforma la personalidad, los filtros y los temores?. Esa es justamente la lección de hoy.
¿Cómo podemos entrar en contacto con el íntimo, ignorando los murmullos y las algarabías de nuestra mente?.
Estamos entrando en los misterios mayores, hemos dejado a un lado todo aquello que tiene que ver con la personalidad; estamos entrando a la vida impersonal, a la vida unificada, a esos terrenos en donde el libre albedrío no es sino un concepto hueco sin ningún sentido. Estas enseñanzas constituían las etapas avanzadas de las escuelas antiguas, ahora, sólo basta recordarlas, porque la mayoría de ustedes ya pasaron por esas aulas y pueden recordar ciertos eventos.
Práctica.
Sigan ahora las instrucciones, cuidadosamente, porque recibirán un mensaje de su ser íntimo, la voz de la intuición, la voz del maestro que despierta y les habla sin palabras y sin ruidos.
Junten sus manos a la altura del pecho, no es necesario mover sus cuerpos físicos, recuerden, nuestra sesión se está celebrando en el punto etérico; trasladen sus mentes y sus visiones a los planos etéricos. Ahora, vamos a respirar profundamente, inhalando el prana que inunda estas dimensiones, revitalicen sus cuerpos con la energía pránica que existe en estos niveles.
Ahora, traigan a su mente cualquier problema, de cualquier tipo, que por el momento se encuentre perturbando sus vidas. Tráiganlos sin apasionamientos, simplemente, obsérvenlos como si fueran observadores ajenos al problema; véanlos como si fuera un episodio de la vida ajeno a ustedes. Recuerden que, por el momento, se encuentran en los planos etéricos; su conciencia humana podrá estar sufriendo el problema, pero, esta conciencia en la que nos encontramos, permanece en paz y en armonía total.
Visión sintética.
Observen el problema, vean, de una manera sintética, en qué consiste el problema, obsérvenlo, observen el problema sin identificar a personas o circunstancias como culpables del mismo, vean toda su vida de una manera sintética, tengan presente desde el momento mismo de su nacimiento hasta la etapa actual; observen a su propia personalidad trabajando en ese problema, vean, de una sola panorámica, toda su vida y observen el problema que han seleccionado.
Ahora, repitan, desde lo más profundo de su ser: YO SOY LA LUZ DEL MUNDO. YO SOY LA ARMONÍA PERFECTA EN LA TIERRA. YO SOY DIOS TRABAJANDO EN LA TIERRA.
Observen nuevamente el problema y vean qué es lo que haría Dios en su lugar. ¿Son capaces de observar la solución al problema?. Se dan cuenta que, ante la grandeza del espíritu, los problemas de la tierra son tan pequeños que no merecen perturbar nuestra paz.
Si alguno de ustedes no ha sido capaz de observar la solución, tendrá que repetir la frase. Pueden bajar ya sus manos y ahora escuchen con mucha atención:
La intuición se origina en la luz del yo superior.
El mundo, es el campo de expresión de su ser interno; su conciencia humana es el cuerpo más tosco de su conciencia divina; las acciones que ustedes desarrollan en el plano físico, corresponden a la más burda expresión de su ser divino interior; los problemas que experimentan en su vida diaria son traducidos como lecciones y, posteriormente, como luz para su conciencia superior. A su vez, su yo superior, responde emanando luz de diferentes longitudes de onda, buscando impresionar, favorablemente, a sus áreas de la personalidad que necesitan ser educadas o dirigidas. Esas emanaciones lumínicas provenientes de su ser interior, son sentidas como impulsos por su personalidad y, esos impulsos, no son otra cosa que las intuiciones, que, en ocasiones, iluminan los problemas a los que nos enfrentamos. Así pues, la intuición no es otra cosa que la luz proveniente del yo superior, buscando dirigir u orientar a la personalidad que trabaja en el mundo físico.
Forma de elevar la conciencia.
Quisiera que recordaran algo:
Sus vidas en la tierra son las expresiones de su trabajo espiritual, desarrollado a través de una personalidad. Sus personalidades, con sus virtudes o defectos, con sus aptitudes y sus deficiencias, es la obra que su ser interior ha venido desarrollando a lo largo de todos estos años. El tomar conciencia humana de que existe un ser espiritual trabajando dentro de nosotros y que, en realidad, nosotros no somos sino un fruto de ese ser espiritual, es el primer paso para elevar nuestra conciencia e identificarnos plenamente con ese ser que trabaja desde adentro.
Entender después, que nuestra conciencia humana no es sino el reflejo del verdadero ser que se encuentra al otro lado del espejo. Entender que, en algún momento de nuestras vidas, es necesario trasladar nuestro yo consciente, de esa imagen reflejo que es nuestra conciencia humana, a ese objeto real que viene a ser nuestro ser interior, es, justamente, lo que todos buscamos, es, justamente, el punto en donde el ser espiritual se despega de la tierra para tomar plena conciencia de su herencia como espíritu, esa traslación que consiste en mover la conciencia humana hacia la conciencia divina, es, precisamente, el punto en donde la primera iniciación se recibe; es, justamente, el momento en que el ser mueve su asiento de conciencia hacia un anillo interior, más allá de la periferia del vehículo astral.
Repercusiones de vivir en el reflejo.
Todo esto no es sino un proceso que se da día tras día, año, tras año, en cada persona de la humanidad. Aquellos que viven en el reflejo, son víctimas de las circunstancias de su propia vida, son incapaces de controlar los destinos de sus vidas personales; están sumergidos en el mar de los efectos, ignorantes del océano de las causas, pero, aquellos que han centrado su ser en el yo superior, aquellos que son capaces de observar su personalidad reflejo trabajando en la tierra, aquellos que sienten los estímulos de sus vehículos superiores y los orientan para trabajar en la tierra, de acuerdo a un plan que perciben claramente en su ser interior, ésos, son los que se escogen para llegar a los siguientes niveles de realización personal dentro de esta universidad de Shamballa.
La próxima vez que se observen en un espejo, sientan la diferencia de estar de un lado del espejo y estar del otro lado, la imagen que observan será tan falsa, como es la personalidad terrestre, comparada con el ser interior. Mediten en todo lo que acabo de decirles, porque es la enseñanza que los puede llevar hacia más altos niveles de realización personal.
Como responsable de la educación de los discípulos espirituales de esta era, estoy obligado a que cada una de mis enseñanzas tenga un carácter universal y no sea particular a grupos o nación, así pues, hoy quiero mencionar, que todas las enseñanzas que han recibido de parte mía, pueden ser reveladas públicamente a través de Comunicación Cósmica, haciendo las pequeñas depuraciones que sean necesarias, a fin de eliminar cualquier idea que minimice el destino de mis mensajes, es decir, cualquier idea o comentario que particularicen las enseñanzas para este grupo. Distribúyanlos generosamente, porque ha llegado el momento en que estas palabras sean el patrimonio de toda la humanidad.
Deseo referirme, finalmente, al hecho de que, algunos grupos, siguiendo impulsos meramente egoístas y, confundidos en la ilusión y el maya, han declarado que SAINT GERMAIN únicamente hablaría a través de tal o cual escuela. Hoy quiero declarar y deseo que se haga público, que los Maestros de Shamballa jamás podrán ser restringidos a algún grupo en particular, ellos trabajan para la humanidad, lo han hecho y lo seguirán haciendo eternamente. Cualquier otra aseveración, en cualquier otro sentido, no es sino el fruto de la ilusión, el maya y el espejismo. Mi bendición queda en ustedes eternamente.
10. LA APERTURA MENTAL.
Presten toda su atención a las ideas e imágenes que van a observar.
En Shamballa nuestros discípulos son entrenados en sus diferentes cuerpos. La conciencia humana se encuentra encerrada en laberintos de razonamientos lógicos limitados por la percepción que tienen de su realidad física, es decir, aspectos o acontecimientos que desafían la lógica tridimensional, no pueden ser encuadrados dentro de la estructura de pensamientos que es normalmente aceptada por la sociedad. Esas grandes limitantes por supuesto que entorpecen el camino espiritual y el desarrollo de un ser humano.
Qué significa una mente abierta.
Una mente abierta, dispuesta a aceptar hechos que desafían las leyes del mundo físico, es una mente que empieza ya a abrirse a los acontecimientos espirituales y empieza a estar dispuesta a aceptar una realidad de otra índole. Por esta razón, una de nuestros principales prioridades, cuando los discípulos llegan por primera vez a la enseñanza espiritual, es dotarlos de experiencias que no puedan ser explicadas a la luz de sus conocimientos tridimensionales; de esta manera, el discípulo se va preparando, resquebrajando su estructura mental y aceptando hechos que no pueden ser explicados mas que considerando, como una realidad, la naturaleza espiritual del mundo y de ellos mismos. Una vez que el discípulo ha acumulado los suficientes hechos y experiencias personales que le permiten aceptar sin duda, la esencia espiritual de todas las cosas, entonces, y sólo entonces, es posible iniciarlo en una educación formal espiritual.
Cuando los discípulos ingresan a las puertas de Shamballa, en la universidad se les recibe haciéndoles patente que están ingresando, más que a una universidad, a una hermandad, en donde la asistencia que recibirán será universal, totalmente abierta y libre de prejuicios y sentimientos separatistas de cualquier índole, llámense religiosas, de raza, de lenguaje o de tiempo. Los conceptos de la verdad universal son eternos y omniabarcantes en todos los sentidos.
Una cualidad que buscamos desarrollar en cada uno de los asistentes es, justamente, la apertura total de mente, para dar cabida sin ninguna idea preconcebida, a todos los hechos y conceptos que constituyen la realidad espiritual.
Traspasen todas las barreras y lleguen a las esencias.
Aun cuando sabemos que la terminología empleada para denominar cada una de las enseñanzas que se están recibiendo, limitan enormemente su aceptación por diferentes grupos, con diferentes fundamentos intelectuales, es necesario insistir, como ya lo hemos hecho anteriormente, que, cada vez que se estudien todas estas lecciones, debe hacerse intentando traspasar las barreras naturales del lenguaje que provienen de las diferentes educaciones y estructuras mentales, de cada uno de los discípulos y exponentes de las mismas. Llegar a la esencia del conocimiento es lo más importante, cuando se está intentando penetrar en la realidad espiritual de todas las cosas. Aun cuando ciertos vocablos no sean compatibles con las ideas que hayamos adoptado anteriormente, debemos ir más allá de eso, debemos trasponer todas las barreras que el mundo de las formas y del lenguaje nos imponen, para llegar, verdaderamente, a vislumbrar la realidad espiritual a la cual intentamos penetrar.
Todo esto lo menciono porque, a medida que Comunicación Cósmica va llegando más lejos, a más personas, a más escuelas, es natural que surjan desavenencias en cuanto a la forma que se presentan los conceptos; es natural, que ciertas ideas preestablecidas y enunciadas de acuerdo al lenguaje particular de cada escuela, no se vean ciento por ciento correspondidas con lo que nosotros estamos explicando a través de estas palabras; por esta razón, es necesario enfatizar que, lejos de enfocarse en los pequeños detalles que en apariencia son contradictorios a las enseñanzas ya aceptadas, busquen los hechos fundamentales que abren vías de comunicación hacia su propio interior que establecen los nexos con la realidad de Shamballa y que nos conectan, definitivamente, en nuestras conciencias, tanto a los estudiantes como a nosotros y nos unifican en voluntad. Busquen eso y no se detengan en las pequeñas piedras que, lo único que hacen, es resbalarlos en el camino de ascenso que todos pretendemos seguir. No recojan las piedras, busquen a la montaña; no corten las flores, busquen al bosque; no coleccionen curiosidades, encuentren el tesoro que se encuentra más allá del camino.
Cualidades de los discípulos.
El discípulo de Shamballa cuenta con ciertas características que nosotros cultivamos en ellos; una de las más importantes es su flexibilidad para aceptar verdades que, en apariencia, son contradictorias a las suyas; el discípulo reconoce, que toda verdad expuesta por un estudiante es digna de atención y de estudio. Todo estudiante sabe que detrás de una verdad se encuentra una realidad percibida por el estudiante que la enuncia y que esa realidad forma, igualmente, parte de la verdad universal y, por lo mismo, merece toda su atención, respeto y estudio.
La universalidad es otra cualidad ampliamente buscada por nosotros en los seres humanos; los pequeños sentimientos nacionalistas, de religión, raza o lenguaje, deben ser puestos a un lado; el hombre debe ser universal en todos los sentidos, debe ser capaz de sonreírle a todo ser humano sin importar su origen o su cultura; debe ser capaz de respetar todas las formas de vida y, en eso, incluyo al reino mineral; debe ser capaz de armonizarse en cualquier lugar en donde se encuentre, en cualquier tiempo, bajo cualquier circunstancia, porque, de esta forma, su nota personal estará permanentemente armonizada con el universo.
El estudiante de Shamballa no tiene una admiración religiosa por sus Maestros, sino que trabaja cooperativamente con ellos, poniendo toda su inteligencia, su voluntad, su esfuerzo, de una manera inegoísta. El estudiante sincero no admira a los Maestros de una manera religiosa, el amor que les tiene es por el servicio que recibe de parte de ellos, pero entiende perfectamente, que la mejor manera de amar a un Maestro es amarlo a través de sus obras y convertirse él mismo, en un instrumento dócil a esa voluntad expuesta por el Maestro y que representa la Voluntad Divina cualificada a través de las palabras de su instructor.
Entiende que su asociación con Shamballa, de ninguna manera es una asociación con seres divinos diferentes de él, es una asociación de trabajadores de la luz en donde todos forman parte de una cadena interminable que buscan hacer realidad la Voluntad Divina a través de convertirse, ellos mismos, en instrumentos dóciles del plan maestro de la evolución universal. La correcta actitud del estudiante hacia sus instructores y hacia la tarea que se le presenta, es pieza fundamental para la correcta consecución de los trabajos.
El estudiante sabe y reconoce sus debilidades, pero también conoce sus virtudes; pretende mantenerse ajeno a todo sentimiento de culpabilidad, frustración o disminución de valores personales que entorpezcan la labor que él está desarrollando al servicio de los Maestros. El estudiante reconoce que los altibajos que presenta su vida personal son temporales y que únicamente detienen, temporalmente, la misión por la que está trabajando; entiende, incluso, el efecto que sobre su persona ejercen las mareas astrales, los movimientos del péndulo y las leyes de causa y efecto, factores, todos éstos, que ocasionan temporales caídas en la labor que viene desempeñando. Pero, así como las mareas y las estaciones del año, los ciclos se repetirán una y otra vez y llegarán momentos nuevos, momentos en donde las nubes de la tormenta son disipadas y un sol esplendoroso vuelve a iluminar su vida y las labores son retomadas ahora con mayor fuerza, ahora con una mayor convicción, de que su vida está puesta al servicio del plan Divino.
Los discípulos de Shamballa forman una gran hermandad.
Entre ellos se reconocen y se aceptan como son, entendiendo que cada uno trabaja sobre el plan en la manera en como cada uno lo percibe; se respetan mutuamente, porque reconocen que sus nexos personales son quienes les han abierto las puertas a la universidad interna de Shamballa. No importa qué tantas deficiencias acusen sus personalidades, no importa cuántas faltas de conducta puedan ser halladas, lo importante es, que fueron los méritos personales, quienes abrieron las puertas a la instrucción directa con los Maestros directores de la universidad. Qué importan las pequeñas piedras si cada discípulo es una gran montaña que ha sabido elevarse por encima de los anhelos mundanos y ha logrado llegar hasta las puertas de la universidad interna.
Los discípulos de las diferentes escuelas que trabajan directamente en los planes de la Voluntad Divina, es probable que no se reconozcan entre sí; es probable, dependiendo de su grado de claridad interna, que pasen desapercibidos unos de otros, sin embargo, en sus obras, en sus intenciones, en la claridad de sus pensamientos, en las prioridades de sus trabajos, en sus jerarquías de valores, cada uno se reconocerá y entenderá, que la labor que desarrolla está siendo dirigida por los mismos mentores.
Invitación a una de las cumbres espirituales.
La gloria del trabajo colectivo, templo de esta hermandad, es inmensa y se percibe cuando los grandes acontecimientos cósmicos permiten celebrar reuniones mundiales en estos planos internos. Por esta razón, hoy les quiero hacer una invitación para que, en la próxima luna llena de mayo, en el momento culminante de este acontecimiento, nos reunamos todos e iniciemos una gran celebración mundial; esa noche estaremos todos reunidos, cada quien en sus diferentes tiempos, cada quien en sus diferentes lugares, pero, todos juntos, en un instante sin tiempo, en aquella montaña apartada del Tíbet.
Dejen que sus espíritus se eleven y viajen dentro de la marea magnética que forman las grandes personalidades de luz que ahí se reúnen; déjense llevar por ese magnetismo atractivo y reúnanse con nosotros porque será un gran acontecimiento. Discípulos de todo el mundo, reunidos en una magna celebración, reconociendo su propia hermandad, integrándose dentro de ese gran inconsciente colectivo que forman las células piramidales de la conciencia humana, vista como raza, entendida como un ser cósmico, que ha hecho de la tierra su campo de acción, su lugar de trabajo.
Encontrarse bajo el aura de protección de nuestros grandes Hermanos mayores, el CRISTO, el BUDA y muchos otros, es una experiencia que debe ser vivida por todos y cada uno de los estudiantes de luz. El amor que estos 2 grandes Hermanos emanan, es suficiente para que el estudiante retome, con mayores bríos, la antorcha de la luz y la lleve hasta los más apartados rincones de la sociedad humana, reviva en él la esperanza y la convicción de que se encuentra en el camino de la luz y de que su misión consiste en llevarla a donde quiera que él vaya; es el momento culminante de un año de trabajo, es el momento cumbre esperado por muchos discípulos en muchas partes del mundo. En esa lejana y apartada montaña del Tíbet, en ese rincón espiritual, cumbre de todas las aspiraciones humanas, se concentran grandes Maestros, grandes Hermanos, grandes entre los grandes, simplemente por amor, irradiando en todas las direcciones del planeta.
Polarización de las fuerzas magnéticas del planeta.
Se preguntarán ustedes si esa reunión no se celebra ahora en América y la respuesta es muy simple; en América existe otra reunión, las cumbres espirituales del planeta deben ser equilibradas, las antenas cósmicas que polarizan las líneas de fuerza magnéticas del planeta, son revitalizadas periódicamente, colocando una gran concentración de energía en ciertos puntos del planeta. Así pues, la vitalidad del mundo es fortalecida durante estas reuniones; los flujos magnéticos forzados por la presencia de grandes seres, recorren todas las escalas vibratorias de todas las unidades de vida presentes en el planeta, aceleran su evolución, corrigen pequeñas desviaciones del plan, limpian el camino y aceleran el trabajo; todo esto como parte de un proceso cósmico de sintonización con el palpitar del corazón de Dios.
Esto se da año tras año, se ha venido dando desde hace muchos milenios y se seguirá haciendo durante muchos otros. Participar dentro de esas cadenas fluídicas, es convertirse en agente catalizador de la evolución del planeta, es convertirse en instrumento dócil al flujo y reflujo de la Voluntad Divina, es formar parte de las células piramidales, poseedoras del plan Divino, dentro de la conciencia planetaria.
Todo esto que les acabo de mencionar es parte de los tesoros que se reciben siendo estudiante de Shamballa y para todos los lectores de estas enseñanzas, sólo les pido: alineen sus mentes y sus voluntades con estas grandes fuerzas cósmicas y sus seres internos volarán inmediatamente hasta esos lugares en donde las magnas concentraciones de energía, permiten, que el planeta siga evolucionando armónicamente dentro del concierto universal.
Mis palabras son válidas para todos los estudiantes de luz, para todas las escuelas, para todos los grupos, para todas las mentes.
Mis bendiciones las dejo entre ustedes con la esperanza de verlos presentes en esas grandes reuniones planetarias.
11. UN SUEÑO HECHO REALIDAD.
Muchas cosas son las que distinguen a un discípulo del resto de la humanidad; sus puntos de vista, los criterios en los que basa sus acciones, su jerarquía de valores, su visión universal y su amplitud de mente. Pero estas cosas no son el fruto de casualidades, sino el resultado de una constante disciplina y trabajo sobre sí mismo; no es fortuito el que las manzanas nazcan de un árbol de manzanas, como tampoco lo es que los discípulos florezcan a la luz de una enseñanza.
Los métodos para educar a la humanidad.
Los métodos que desde hace milenios de años hemos venido empleando en la educación de toda la humanidad, con resultados que esperaron una y otra vez; no importa en qué país se apliquen, no importa en qué período de la humanidad lo hagamos, no importa con quién o bajo qué circunstancias, siempre trabajarán y siempre serán adecuados y la razón es muy simple, nuestros métodos se basan en la naturaleza intrínseca del espíritu humano, no están, de ninguna manera, adaptados a las continuamente cambiantes condiciones externas; el espíritu del hombre siempre ha sido el mismo, su personalidad que es el vehículo a través del cual trabaja en el mundo externo, ha tenido que adaptarse a las circunstancias cambiantes de éste.
Por otra parte, la forma como va evolucionando el mundo de las formas, tiene que ver con los impulsos astrológicos que ejercen su influencia sobre esas áreas de la personalidad y del intelecto humano. Así pues, las tendencias que la civilización sigue son el fruto de esas fuerzas cósmicas combinadas con el intelecto humano; ambos factores pertenecen a la periferia del mundo de las formas. Nosotros nos enfocamos hacia el interior del ser humano y, por esta razón, nuestros métodos no pueden ser juzgados a la luz de los tiempos, a la luz de la historia de los pueblos, tienen que ser analizados bajo la lente poderosa del conocimiento esencial humano.
¿Cómo son estos métodos?
Conociendo la estructura de los cuerpos superiores del hombre, entendiendo que la conciencia humana no es sino un delgado hilo que conecta a todos los vehículos del hombre hasta llegar a Dios, podemos entonces entender que la evolución que nosotros perseguimos de parte de la humanidad, es aquella que le permite ir recorriendo ese delgado hilo de conciencia desde sus niveles más inferiores como son la conciencia humana, hasta los horizontes más elevados que vendrían siendo aquellos cercanos a Dios, es decir, la evolución humana se da en 2 sentidos: en el sentido horizontal en donde su conciencia de hombre se va adaptando y armonizando con su mundo externo y, verticalmente, en donde su conciencia espiritual va ascendiendo por ese delgado hilo que conecta a todos los vehículos hasta llegar a la Causa de las causas, a Dios.
Esta evolución bidimensional nos permite entender un sinfín de fenómenos de la vida diaria. Por una parte, el cuerpo del ser humano que busca desesperadamente adaptarse a las condiciones a las que se ve sometido, transforma sus sistemas inmunológicos, incorpora nuevos anticuerpos que sean capaces de neutralizar a los virus que cada año modifican su morfología y sistemas de ataque al hombre.
Las presiones del vehículo humano.
El vehículo humano se ve sometido a diferentes presiones; la continuamente creciente contaminación ambiental e, igualmente, la continuamente creciente contaminación psicológica, hace surgir en los hombres de este tiempo, esfuerzos a los que antes no tenían que ser sometidos los hombres y mujeres de otros tiempos. Este conjunto de condiciones produjo reacciones a nivel de los cuerpos interiores del hombre. El cuerpo etérico, por su parte, debe manejar, en diferentes proporciones, la energía de cada uno de sus chakras, a fin de proporcionar al vehículo físico la energía necesaria que le permita una mejor y más rápida adaptación a esas condiciones.
La situación de los vehículos internos y la conciencia superior.
A medida que pasamos a los vehículos más internos observamos una mayor quietud, una mayor permanencia y entendemos, entonces, que las agitaciones provenientes del mundo externo se van neutralizando hasta ser casi imperceptibles en los vehículos superiores del hombre.
Metafóricamente podríamos decir, que la conciencia divina mora en las profundidades del océano, allá donde todo está en calma, mientras que la personalidad se debate en la superficie, en las playas, ahí donde las olas rompen, ahí donde las rocas se ven socavadas por la erosión continua de las aguas; ese es el mundo cambiante, ese es el lugar donde mora la conciencia humana, inmersa en el mundo de los efectos, inconsciente de que posee la enorme fuerza de su conciencia divina que reside y permanece siempre en calma en las profundidades de su ser. Es hacia esa conciencia a quien enfocamos nosotros todos los esfuerzos a fin de hacerla más apta para poder dominar a la personalidad y lograr alinearla con los enfoques universales provenientes de la conciencia superior.
Los Maestros trabajan con la conciencia superior de los hombres.
Contrariamente a lo que pudiera pensarse, nosotros no buscamos llamar la atención de las conciencias terrenas humanas; nosotros no trabajamos de afuera hacia adentro, nosotros trabajamos directamente con las conciencias superiores de nuestros discípulos y son ellos quienes buscan horadar las enormes corazas psíquicas que se van acumulando con el proceso denominado maduración psicológica, en el hombre.
Irónicamente, los seres humanos buscan fortalecer su personalidad a fin de triunfar en la vida; ese fortalecimiento de la personalidad no es otra cosa que un proceso mediante el cual se encapsula, se encierra totalmente a la conciencia interior. La intuición se convierte, entonces, en el único medio disponible a través del cual puede trabajar el ser interior con la conciencia humana; los estímulos y los impulsos provenientes de esa conciencia superior se ven acallados por las creencias de tipo psicológico, los puntos de vista y las enseñanzas que la educación formal ha dejado sobre la mente de todo individuo.
Hay que promover el ejercicio de la intuición.
Surge entonces, como un imperativo, promover el ejercicio de la intuición y dentro de nuestros métodos formativos del discipulado, un papel preponderante lo juega precisamente la intuición.
La intuición es la voz del espíritu que se hace oír sin palabras, sin imágenes, tan sólo como impulsos. Una vez que el canal ha sido abierto, una vez que la personalidad ha sido horadada, puede la conciencia humana alinearse a su conciencia interior y, de esta forma, empezar un trabajo conjunto que a la vez satisface las necesidades de tipo material con las de orden espiritual.
Nosotros no trabajamos necesariamente a través de conceptos, no cultivamos el intelecto humano porque eso sería trabajar de afuera hacia adentro; el hombre, para aceptar nuevas doctrinas, tiene que hacerlas compaginar con lo que ya sabe, proceso por demás difícil y riesgoso.
Las verdades espirituales tienen que provenir de adentro de cada ser y a través de esas señales internas, el hombre debe someter a prueba sus propias creencias del mundo. En esos momentos es cuando se encuentran en posibilidades de ampliar su conocimiento, o bien de recibir una nueva enseñanza que esté más en acorde a los principios verdaderamente espirituales más que con sus creencias personales. Por esa razón, nosotros trabajamos siempre desde adentro; por esa razón, nosotros fortalecemos las habilidades de la conciencia superior humana y cada una de ellas se encarga de ir encaminando a sus personalidades, a sus vehículos de expresión hacia las diversas escuelas, libros o enseñanzas que permitan preparar intelectualmente a su conciencia terrena, para recibir las verdaderas enseñanzas de orden espiritual.
Entrenamiento de los discípulos.
Tenemos que entender que el entrenamiento de los discípulos, pasa forzosamente por una parte intelectual en donde se proporcionan claves y conceptos nuevos y permiten adquirir una visión más completa y fiel de lo que es la realidad espiritual, pero más adelante, dentro de esta preparación, el entrenamiento se hace en los vehículos internos, no a través de conceptos sino más bien a través del ejercicio de las facultades de los vehículos superiores, a través del trabajo consciente sobre las energías que animan a esos vehículos y, sobre todo, el entrenamiento se da como una formación para poder trabajar activamente y de manera eficaz, en el manejo de esas energías, para modificar al mundo de los efectos.
El trabajo de los discípulos.
No hay enseñanza más fascinante que el trabajo energético sobre el mundo de las formas para estudiar la interrelación existente entre las cualidades de las diversas energías y los diferentes fenómenos sociales que ocurren en la humanidad. Al principio, al discípulo se le sitúa como un mero observador, entendiendo la naturaleza de las fuerzas que van incidiendo sobre la tierra y observando los efectos de éstas sobre las mentes humanas.
Una vez que puede ser predicho el comportamiento que ocasionará el influjo de cierta fuerza, entonces, al discípulo se le permite trabajar con sus propias energías sobre algunos grupos de la sociedad. Una vez que esto se permite, el discípulo se alinea al trabajo consciente de su Maestro de grupo.
Estos Maestros están adscritos a un plan mayor que corresponde al rayo en el cual trabaja y al que pertenece su Maestro; así pues, el plan maestro de la humanidad, subdividido en 7 departamentos, cuenta con 7 grupos principales cuya misión fundamental consiste en alinear el propósito divino con la evolución de la humanidad. No hay actividad humana que no caiga dentro de uno de estos 7 departamentos; no hay un solo pueblo en la tierra, ni siquiera un solo individuo, que no esté siendo observado por alguno de los hermanos mayores encargados de vigilar el cumplimiento de la Voluntad Divina en la tierra.
Los discípulos que han hecho de esto su materia de estudio, quedan abrumados por la inmensa tarea a la que se entregan día a día las filas de Shamballa; cada uno de los trabajadores de este órgano regulador asume, bajo su responsabilidad, la observación directa de muchos miles de personas, no para juzgar sus actos, no para convertirse en maestros del karma, sino, simplemente, para auxiliar en la tarea que las conciencias divinas están ejerciendo sobe las conciencias humanas.
El fortalecimiento se hace a través de flujos de energía, flujos que suben y bajan y conectan directamente a cada ser humano con los directores de la humanidad.
Los observadores silenciosos.
Esta hermandad que trabaja desde lo oculto, es la garantía de que el hombre llegará, finalmente, al cumplimiento de su misión terrenal; es el resultado de aquel pacto mencionado en la Biblia y simbolizado por el arco iris somos los eternos observadores silenciosos trabajando desde lo más interno del hombre y haciéndonos escuchar a través de los millones de intuiciones que reciben los seres humanos cada segundo.
Aspirar a formar parte de estos consejeros de la humanidad es el más noble ideal que puede motivar a un estudiante de la verdad; alcanzar la estatura necesaria para inscribirse dentro de estas filas, debe ser el motivo más grande que impulse a un estudiante para seguir este camino incansablemente. Desde el principio de los tiempos, desde que la humanidad llegó en forma de semillas etéricas, desde entonces, este centro donde la Voluntad de Dios es conocida, ha venido trabajando sin descansar un solo segundo y lo seguirá haciendo hasta la consumación de los tiempos.
¿Cuándo será eso?, ¿cuándo llegará ese glorioso momento?
Esa es una respuesta que está debidamente escrita en los planes divinos. Ese tiempo llegará cuando todas las conciencias humanas hayan sido elevadas al grado de conciencias divinas; ese día llegará cuando sólo la luz impere en la superficie del planeta, cuando cada ser humano sea una fiel expresión de la voluntad divina trabajando a través de él y, hasta entonces, el castillo de Shamballa bajará a la tierra, se materializará, abrirá sus puertas y los dioses se mezclarán con los hombres, porque su naturaleza será similar a la de ellos.
En estos gloriosos días, el hombre podrá ver cara a cara el molde bajo el cual fue creado; el hombre podrá observar su historia y entenderla como un sinfín de experiencias que lo fueron encaminando gradualmente hacia su total evolución; conocerá a sus hermanos mayores, no únicamente de la tierra, sino de otras creaciones, en otras regiones del universo; se enlazará a las conciencias cósmicas aprendiendo a utilizar su lenguaje; se armonizará con el flujo y reflujo del corazón de Dios, con ese aliento divino que dinamiza las evoluciones cósmicas de los planetas.
Entenderá ese principio universal de que todos los seres creados se mantienen unidos por lazos invisibles que les permiten integrarse en un solo ser y formar parte de la gran conciencia cósmica. Entenderá que su vida ha empezado una nueva ronda, que si bien los tiempos terminaron como hombre, recién inicia como ser divino.
Su nueva evolución, su conciencia inmensamente abierta, le permitirá vislumbrar nuevos campos de expresión, nuevos trabajos, nuevas rondas de existencia y el punto volverá a moverse tratando ahora de dibujar un círculo mayor, una nueva espiral en un nivel superior, una nueva conciencia abierta a todos los fenómenos del universo, un nuevo concepto de lo que es el libre albedrío como una burda expresión de la Voluntad Divina; un nuevo trabajo que se abre ahora con un alcance mucho mayor, incluyendo a planetas enteros en sus decisiones; una relación distinta con sus semejantes, un acercamiento estrecho que les permitirá no hacer diferencias entre uno y otro ser humano, sino que les permitirá integrarse en un solo ser y convertirse en dos expresiones distintas de una misma chispa divina.
Glorioso final de los tiempos.
Nuevos horizontes, nuevas verdades, nuevos vislumbres de lo que es la grandeza del cosmos, esto es lo que le espera al hombre en ese glorioso final de los tiempos, ése es el vuelo del espíritu, convertido en águila cósmica que viaja por alturas nunca antes sospechadas por las ingenuas mentes humanas; aves peregrinas que no conocen de límites ni barreras, que viajan sin destinos predeterminados recreándose en las creaciones del Padre; eso es la naturaleza del hombre, chispas que una vez partieron del gran sol central y que, en su proceso de condensación, tomaron como lugar de residencia al planeta para alcanzar una nueva ronda de expresión, pero que, una vez cumplida su misión se desprenden nuevamente, de la misma forma como se desprenden los frutos del árbol cuando están ya maduros, e inician su propia historia vagando nuevamente por otros reinos, por otras creaciones hasta donde su ser los lleve, hasta donde el vuelo de estas energías, viajeras incansables, los quieran llevar.
Mediten en todo esto, dejen que su espíritu se expanda. Cada vez que escuchen estas palabras cierren sus ojos y déjense llevar como globos de gas por el aliento divino que no conoce fronteras. Aprendamos a ser grandes como el universo, como la creación, como Dios, puesto que si somos hijos de Él, ¿a dónde podríamos ir que no estuviéramos en sus dominios?
Que la luz y la irradiación de mi palabra hayan abierto en sus mentes nuevos horizontes de la grandeza del espíritu. Me despido, pidiéndoles que estas palabras las escuchen al menos una vez cada semana, para que sus alas vayan teniendo la fortaleza necesaria para emprender los vuelos hacia la grandeza del espíritu. Las bendiciones de Shamballa quedan en ustedes.

* * *


EJERCICIO PARA DESARROLLAR LA VISIÓN SINTÉTICA DEL MUNDO.
(Este ejercicio consta de tres etapas y está diseñado para realizarlo en forma grupal).
Elaboración de un periódico mural
Preparen toda una sección de noticias relevantes sobre la economía mundial, las tendencias, las legislaciones, los tratados, los pactos, y todo aquello que tenga que ver con el comercio internacional.
Otra sección debe estar dedicada a la religión, las reformas religiosas, los cambios de actitudes, las noticias trascendentes acerca del papel de la función de la iglesia y sus relaciones entre las diferentes religiones.
Otra sección dediquenla a la ecología internacional, congresos, acuerdos, convenios, y todo aquello que tenga que ver con la cooperación de varios países para el resguardo de la ecología mundial.
Y finalmente, también deseo que formen toda una sección acerca del arte, todo lo que tenga que ver con las nuevas formas de arte, con el descubrimiento y aparecimiento de las nuevas corrientes artísticas y que se estén convirtiendo en populares en los diferentes países, sean éstas de música, pintura, escultura, arquitectura, o cualquiera de las artes reconocidas por los seres humanos.
Con toda esta colección de noticias formen un periódicos murales, que contengan las colecciones completas. Estas noticias deberán leerlas para comprender que sucede en el mundo en sus diferentes ámbitos.
Desarrollen durante todo un mes, esta primera parte del ejercicio.
Resumir la noticia principal
La segunda parte de esta actividad consiste en resumir en unas cuantas líneas las noticias más importantes que semana a semana acontecen, esa lista péguenla a un lado de la colección que ya tienen en el periódico mural que han construido; y así, mientras recortan, pegan y ponen en orden el noticiario mundial que están fabricando, también resumen y concretan las noticias más importantes en cada una de las áreas que les especifiqué.
Espero que a través de estas palabras comprendan un poco mejor la necesidad de que todos se preparen en esta magna labor, dediquense otro mes a esta segunda etápa del ejercicio, que les despertará la conciencia de que son individuos, miembros de una sociedad, conscientes de su responsabilidad.
Análisis en Mesas Redondas
Como han observado, la información que han venido recolectando a través de las noticias, les ha permitido tener una visión más amplia del acontecer mundial. Llegado este momento entramos a la tercera y última fese de este ejercicio para desarrollar la visión sentética del mundo.
Formen pequeñas mesas redondas en cada uno de los distintos temas ya especificados. Me gustaría que en el transcurso de este tercer mes, dediquen una mesa redonda a cada uno de los temas en los que han venido desarrollándose: ecología, política, economía, religión, todo lo que hemos estado pidiéndoles que estudien; debatan, intercambien opiniones, discutan y platiquen, todo eso acerca de uno de los temas y así hasta terminar todos los especificados. Esto enriquecerá aún más los conocimientos que sobre esos temas han adquirido.
Mis bendiciones quedan en todos ustedes con mi deseo de que puedan seguir caminando hacia la síntesis.
* * *
ÍNDICE
Ha llegado la hora del servicio.
La energía del séptimo rayo.
¿A dónde va la humanidad?
Tengan una panorámica de las actividades humanas.
Función de las Religiones.
Función del Deporte.
Función de los medios de Comunicación.
Función de la Ecología. La autorregulación de la Tierra.
2. EL CAMINO A LA INTUICIÓN.
Observen lo que ocurre en su interno.
Los chakras, la síntesis y la intuición.
3. LA VISIÓN SINTÉTICA.
Las tendencias psicológicas y las experiencias.
El coloreado tapiz que forma una escuela espiritual.
Las etapas de la madurez espiritual.
La manifestación del Dios interior.
La percepción del mundo.
Práctica de disociación y ausencia de juicios.
Práctica.
5. LOS EFECTOS DE LA ENERGÍA.
Los efectos y sus causas.
Las pruebas del camino.
Práctica.
La disociación emocional.
La dualidad de los mundos.
La genética cósmica.
Cómo convertirse en un hijo del cielo.
El secreto de la enseñanza de síntesis.
Redes energéticas.
La manifestación del rayo natural.
Aprender a manejar energías etéricas y astrales.
8. EL TRABAJO DE LA LLAMA VIOLETA.
Acelerador de vibraciones.
Ejercicio personal para ayudar a un hermano.
Sanaciones masivas.
Repitiendo el ejercicio.
9. MUCHOS SON LOS LLAMADOS Y POCOS LOS ESCOGIDOS.
Práctica.
La intuición se origina en la luz del yo superior.
Repercusiones de vivir en el reflejo.
Qué significa una mente abierta.
Cualidades de los discípulos.
Invitación a una de las cumbres espirituales.
11. UN SUEÑO HECHO REALIDAD.
¿Cómo son estos métodos?
La situación de los vehículos internos y la conciencia superior.
Hay que promover el ejercicio de la intuición.
El trabajo de los discípulos.
¿Cuándo será eso?, ¿cuándo llegará ese glorioso momento?
EJERCICIO PARA DESARROLLAR LA VISIÓN SINTÉTICA DEL MUNDO.
Resumir la noticia principal

No hay comentarios: