El Camino a PARAMA PURUSHA es LA ENTREGA; y EL ENCUENTRO se da cuando te importa más el otro.
La DEVOCION DEL ENAMORADO junto a la emoción de sentirte amado, es la hoguera donde arde EL FUEGO DEL ESPIRITU.
El Yoga de JESUS contiene el último entendimiento Advaita, la última Iluminación Vipassana... TODO ESTÁ EN ÉL.
"NIEGUESE a sí mismo" ¿Todavía mandas TU en SU casa?
No busques más... Sé EL... sé eso que buscas... pero no lo puedes identificar... ni identificarte con ÉL, ni decir "Yo Soy"
Salí de la New Age porque pone afán en Ascender cuando la perfección viene al revés (Su Gran Obra) traer EL REINO DE DIOS a
la Tierra.
Este blog es foto de una evolución... tantos caminos recorridos y al final todo cedió ante la Omnipresencia y Omnipotencia del ESPIRITU SANTO
Y el Supremo Nombre de JESUS. ... ¡¡¡ Hasta los muertos siguen resucitando hoy al oir ese nombre!!!.
Maranata!

lunes, 7 de enero de 2008

Enseñando a Crear: Eviten la negacion en el pensamiento

Piensa SIEMPRE en lo que SI QUIERES, no en lo que NO quieres, porque
la mente solo se enfoca al concepto, por tanto lo CREA tanto si hayas
pensado que SI lo querías como que NO lo querías.

Si decís: NO QUIERO GUERRA! Mi cerebro no registra el NO, pero me
enfoco en lo que NO quiero que es GUERRA, pongo mi sentimiento, mi
emoción en ello y....eso atrae....GUERRA.

Poco importa que yo afirme con convicción, que me enfoque en: QUIERO
PAZ o NO QUIERO PAZ, lo que atraigo es PAZ.

Atrae lo Bueno en Vez de lo Malo

JOHN ASSARAF
Éste es el problema. La mayoría de las personas piensan en lo que no
quieren y no dejan de preguntarse por qué se manifiesta una y otra vez.

La única razón por la que las personas no tienen lo que quieren es
porque piensan más en lo que no quieren que en lo que quieren. Escucha
tus pensamientos y tus palabras. La ley es infalible y no comete errores.

La epidemia de «no quiero» es la peor de las que ha padecido la
humanidad y lleva siglos causando estragos. La gente mantiene viva la
enfermedad al pensar, hablar, actuar y enfocarte predominantemente en
lo que «no quiere».



BOB DOYLE
A la ley de la atracción no le importa si tú percibes algo como bueno
o como malo, si lo quieres o si no lo quieres. Sólo responde a tus
pensamientos. De modo que si estás contemplando tu montaña de deudas y
te sientes fatal por ello, ésa será la señal que estarás emitiendo al
Universo: «Me siento fatal por todas las deudas que tengo». Te lo
estás afirmando a ti mismo. Lo sientes en todos los planos de tu
existencia. Por lo tanto, obtendrás más de lo mismo.


LISA NlCHOLS

La ley de la atracción es muy obediente. Cuando piensas en lo que
quieres te enfocas en ello con toda tu fuerza, en cada momento, te
dará exactamente lo que quieres. Cuando te enfocas en las cosas que no
quieres: No quiero llegar tarde, no quiero llegar tarde»; LA LEY DE
LA ATRACCIÓN NO OYE EL «no quiero» Manifiesta lo que estás pensando y
lo hará una y otra vez. La ley de la atracción no sabe de «quieros y
no quieros». Cuando te enfocas en algo, sea lo que sea, estás
provocando que se manifieste.

Cuando centras tus pensamientos en lo que quieres y mantienes ese
enfoque, estás invocándolo con la fuerza más poderosa del Universo. La
ley de la atracción no computa el «no» ni cualquier otra palabra de
negación. Las negaciones que pronuncias las recibe la ley de la atracción:

«No quiero que se me derrame nada sobre esta prenda.»

«Quiero que se me derrame algo sobre esta prenda y quiero derramar más
cosas.»

«No quiero que me corten mal el pelo.»

«Quiero malos cortes de pelo.»

«No quiero que nada me retrase.»

«Quiero retrasos.»

«No quiero que esa persona sea grosera conmigo.»

«Quiero que las personas sean groseras conmigo.»

«No quiero que el restaurante dé a otro cliente nuestra mesa.»

«Quiero que los restaurantes den a otros clientes nuestras mesas.»

«No quiero que me duelan los pies con estos zapatos.»

«Quiero que me duelan los pies.»

«No puedo hacer todo este trabajo.»

«Quiero más trabajo que no sea capaz de hacer.»

«No quiero tener la gripe.»

«Quiero tener la gripe y más enfermedades.»

«No quiero discutir.»

«Quiero discutir.»

«No me hables de ese modo.»

«Quiero que me hables de ese modo y que también lo hagan otras personas.»

La ley de la atracción te está dando lo que piensas y punto.

No hay comentarios: