El Camino a PARAMA PURUSHA es LA ENTREGA; y EL ENCUENTRO se da cuando te importa más el otro.
La DEVOCION DEL ENAMORADO junto a la emoción de sentirte amado, es la hoguera donde arde EL FUEGO DEL ESPIRITU.
El Yoga de JESUS contiene el último entendimiento Advaita, la última Iluminación Vipassana... TODO ESTÁ EN ÉL.
"NIEGUESE a sí mismo" ¿Todavía mandas TU en SU casa?
No busques más... Sé EL... sé eso que buscas... pero no lo puedes identificar... ni identificarte con ÉL, ni decir "Yo Soy"
Salí de la New Age porque pone afán en Ascender cuando la perfección viene al revés (Su Gran Obra) traer EL REINO DE DIOS a
la Tierra.
Este blog es foto de una evolución... tantos caminos recorridos y al final todo cedió ante la Omnipresencia y Omnipotencia del ESPIRITU SANTO
Y el Supremo Nombre de JESUS. ... ¡¡¡ Hasta los muertos siguen resucitando hoy al oir ese nombre!!!.
Maranata!

viernes, 12 de septiembre de 2008

Quemar Karma y Ascender.

Solo sirve para quienes desean de corazón servir a Cristo y aman de verdad a Dios sobre todas las cosas (dinero, hijos...). Funciona y abre una puerta para quemar Karma, ponerte en el camino y hacer llegar el mensaje a la Junta Kármica que es la única que otorga esa dispensación y puede concederlo como algo muy especial (por eso digo de corazón).

La carta, según el Amado Maestro Ascendido Kuthoomi debe de escribirse dirigida al Tribunal Karmico y luego ser consumida en fuego enteramente:

En el nombre de YO SOY el que YO SOY, en el nombre de mi Poderosa Presencia Yo Soy, en el nombre de Cristo mi propio Yo Real y en el nombre de DIOS TODOPODEROSO, me dirijo al Tribunal Kármico y le solicito hacer uso del momentum de mis logros positivos para eliminar Karma y poder lograr la limpieza total de mi mente, cuerpo, alma, espiritu y todos los cuerpos para que me inunde LA LUZ pletórica y poderosa de mi YO SOY divino. Para lograr la ascensión que es la voluntad de mi DIOS PADRE AMOR y por tanto la mía. Permitan que todo sucedade acuerdo a la voluntad divina.

(Firma)
Con el máximo respeto, Amor y Humildad.

No hay comentarios: