El Camino a PARAMA PURUSHA es LA ENTREGA; y EL ENCUENTRO se da cuando te importa más el otro.
La DEVOCION DEL ENAMORADO junto a la emoción de sentirte amado, es la hoguera donde arde EL FUEGO DEL ESPIRITU.
El Yoga de JESUS contiene el último entendimiento Advaita, la última Iluminación Vipassana... TODO ESTÁ EN ÉL.
"NIEGUESE a sí mismo" ¿Todavía mandas TU en SU casa?
No busques más... Sé EL... sé eso que buscas... pero no lo puedes identificar... ni identificarte con ÉL, ni decir "Yo Soy"
Salí de la New Age porque pone afán en Ascender cuando la perfección viene al revés (Su Gran Obra) traer EL REINO DE DIOS a
la Tierra.
Este blog es foto de una evolución... tantos caminos recorridos y al final todo cedió ante la Omnipresencia y Omnipotencia del ESPIRITU SANTO
Y el Supremo Nombre de JESUS. ... ¡¡¡ Hasta los muertos siguen resucitando hoy al oir ese nombre!!!.
Maranata!

jueves, 18 de septiembre de 2008

Dios dijo: no soy Papá Noel.

Amado, no soy Papá Noel. No pienses que puedes hacer una lista y que
Yo te voy a entregar todo lo que hay en ella, incluso si has sido
muy bueno. No te voy a dar un camión de bomberos rojo brillante o el
Juego El Dorado todo el tiempo. Esos te los debes dar tú mismo.

No soy el genio de la lámpara que debe satisfacer cada capricho
tuyo, cumplirte cada deseo, estar a tu entera disposición.

No soy una poción mágica que rejuvenecerá nuevamente tu cuerpo.

Tampoco soy Cupido, que disparará una flecha y hará que alguien que
tú designas caiga enamorado de ti, sólo porque tú quieres.

No soy un adivino ni un psíquico que te dirá en qué esquina y cuándo
encontrarás a tu amor verdadero, ni a qué caballo debes apostar para
ganar.

No soy una dieta para reducir talles. No soy un cirujano plástico
que te va a embellecer la nariz. No soy el dueño de la tienda como
para darte los precios de los saldos.

Soy Dios.

Que te ame con todo mi corazón no significa que esté aquí para
cumplir tus órdenes. No estoy aquí para darte todo lo que quieres
cuando lo quieres. Tampoco estoy aquí para retenerte algo que
deseas. Mi amor es mucho más grande. Mi sabiduría es más grande.
Puedo ver todo con un vistazo.

No es que Yo piense: "Mmm, ¿le concederé hoy la plegaria a Juan? ¿O
mañana o alguna vez?" Yo no pienso. Veo. Sé. Además, amado,
Nosotros, tú y Yo, nos pusimos de acuerdo con ciertas cosas. Puede
que te hayas olvidado.

Tampoco digo que tu vida esté predestinada. Digo que tu vida depende
de ti.

Amado, no estoy aquí para actuar por ti. No estoy aquí para hacer
trucos. Sé tu propio hacedor de milagros, amado.

No eres el director de la obra que Me da indicaciones de cuándo debo
subir al escenario o de cuándo debo bajar de él.

Amado, no soy el único que toma decisiones en el mundo. Te dejo
mucho a ti. Debe ser así. Estás bendecido con el libre albedrío.

Cuando tienes hambre, no siempre esperas que el chef aparezca. No
siempre te tienen que servir. Hay mérito en que vayas a la cocina y
te prepares una comida por ti mismo. Puedes planear el menú. Puedes
decidir por cuánto tiempo quieres cocinar la pasta. Puedes hacer la
salsa que tú elijas. Puedes invitar a tus amigos. Puedes invitar a
quien quieras. Puedes invitar a tu vida a quien quieras.

Sí, soy el Creador. Sí, no hay nada que no pueda hacer. A la vez, no
puedo hacer todo por ti. Pongo todo en movimiento, pero no Me siento
ni planeo cada detalle. Te dejo mucho a ti.

Hace mucho aprendiste a atarte los cordones. Y ahora aprendes a
vivir tu vida. Eres tú quien la vive. Eres tú quien allana el
camino. Y eres tú quien establece tus lugares

Nosotros no negociamos, tú y Yo. No hacemos tratos. Te prometo oro,
pero eso no quiere decir que te lo dé. Por supuesto, hay un maná del
Cielo, pero hay veces en que simplemente tienes que extenderte más
para llegar a él.

Tu vida es un regalo que te he dado. Y ahora lo abres, y ahora das
vuelta las páginas.

Traducido por: Cecilia Ricardini

No hay comentarios: